Se reduce el miedo a acudir al dentista en España

Si hiciéramos un ranking que reflejara los problemas de salud más habituales en España y en el resto del mundo, es posible que encontráramos alguno que no nos esperáramos. En este tipo de clasificaciones siempre hay algún tipo de sorpresa que pone en evidencia que hay algo que hemos pasado por alto y que requiere de un verdadero compromiso por parte de la sociedad. Nosotros tenemos claro qué rama de la salud tiene exactamente esas características y, en los párrafos que siguen, os vamos a hablar de ella. No es otra que la que está ligada a los asuntos bucodentales.

Estamos hablando de uno de los asuntos que afectan a más grupos de edad y a personas con características y niveles de vida completamente diferentes. No cabe la menor duda de que este es un verdadero problema para la gente y que requiere de una solución. Y esa solución creemos que pasa por campañas de sensibilización y de respuesta ante los miedos, mal concebidos, que implica el simple hecho de acudir a una consulta dental. Y es que el verdadero miedo debería ser ver cómo nuestra boca se va degradando sin que nos decantemos por obtener la ayuda que tanto necesitamos.

Una noticia a la que hemos tenido acceso gracias a la página web El Dentista Moderno aseguraba que solo el 51% de los españoles había acudido a lo largo de un año natural al dentista. Este es un dato que habla por sí solo y que pone de manifiesto que hay que incentivar que todo tipo de personas visiten a su odontólogo de una manera mucho más fluida que la que veníamos demostrando hasta entonces. No cabe la menor duda de que de eso depende la salud bucodental, que sigue siendo bastante maltrecha, de los españoles y las españolas.

En otra noticia, era también El Dentista Moderno quien informaba de que se había producido un aumento en la frecuencia de visita al dentista por parte de los españoles. Es cierto que este es un dato mucho mejor que el anterior, pero desde luego queda mucho por mejorar para que, en nuestro país, los datos relativos a la salud bucodental se parezcan a los del resto de Europa y no estén claramente por debajo, como ha venido sucediendo tradicionalmente. Ese es el objetivo a largo plazo y por ello pelean los odontólogos de nuestro país día a día.

Es cierto que algo está cambiando en España en lo relativo a la actitud con la que encaramos una visita al dentista. Antes, una amplia mayoría de la población tenía miedo de todo tipo cuando se acercaba el momento de acudir a su clínica odontológica. Ahora, ese miedo, que sigue siendo infundado, se ha reducido de una manera interesante. Esto es lo que nos han confirmado desde la clínica dental Collado Villalba, cuyos profesionales, no obstante, siguen haciendo incidencia en la necesidad de seguir reduciendo ese miedo, algo que contribuirá sin duda a que el porcentaje de personas que se interesen por la salud de sus dientes y su boca en general sea todavía mayor.

Una necesidad especial para jóvenes y ancianos 

Dos de los grupos de población que están teniendo más problemas para mejorar sus porcentajes globales en lo que respecta a acudir a su clínica dental es el de los jóvenes y el de los ancianos. El primero de ellos, porque es el que más siente ese miedo del que hemos hablado en párrafos anteriores. Y el segundo porque tiende a cambiar pocas de las cosas que conforman su día a día. Aunque es cierto que no podemos olvidarnos de las personas de edad media, hay que poner el foco en estos dos grupos de los que os hemos hablado por qué los porcentajes de asistencia al dentista son menores en ellos.

Queremos hacer una especial anotación en lo que tiene que ver con el grupo de los más jóvenes. Si queremos cambiar todos esos hábitos de higiene que tantos problemas han dado a las personas con nacionalidad española, es importante que empecemos transmitiéndoles a los más pequeños las ventajas, por ejemplo, del cepillado de nuestros dientes tres veces al día. Si conseguimos que nuestros consejos hagan mella en ellos, les habrá quedado un aprendizaje para toda la vida y que transmitirán a las generaciones venideras cuando llegue el momento.

Tenemos que poner en liza todos los conocimientos odontológicos que seamos capaces de reunir para intentar doblegar los datos de nuestro país en materia de salud bucodental. Se trata de un aspecto de nuestra salud que olvidamos durante muchos momentos de nuestra vida, pero que tiene una influencia muy grande en nuestra vida, sobre todo cuando no tenemos buenas noticias en este sentido. Y seguro que tanto vosotros o vosotras como algunas de las personas que mejor conocéis sabe bien de lo que estamos hablando.

 

Las encías, las grandes olvidadas en la estética de la sonrisa

Tener una sonrisa perfecta le gustaría a cualquier persona. Pero para que esto sea posible hay que tener una buena rutina de higiene bucodental y en algunos casos es necesario recurrir a tratamientos dentales para alinear la sonrisa o blanquear los dientes.

Sin embargo, cuando se habla de la sonrisa perfecta siempre se recomienda que los dientes estén correctamente alineados, que no haya espacios entre las piezas dentales y que los dientes tengan un blanco bonito. Pero se suele olvidar un aspecto muy importante que influye en gran medida en la estética de la sonrisa. Y este aspecto son las encías. Sí, las encías influyen de manera notable en la estética de la sonrisa y se recomienda que estén definidas, uniformes, no dejen al aire la raíz de las piezas y tengan un tono rosa que resalte el blanco de los dientes.

¿Y si las encías no son así se pueden mejorar? Por supuesto, existen diferentes tratamientos dentales que permiten mejorar la estética de las encías y te los vamos a explicar en este artículo.

  • Injerto de encía

Antes decíamos que cuando las encías no están definidas o que dejan ver la raíz de los dientes hace que la sonrisa no tenga una buena estética. Pero hay que señalar que en el caso de falta de encía o que ésta se haya retraído por el paso del tiempo o alguna enfermedad dental la única solución posible es con tratamientos bucodentales o procedimientos periodontales. Y es que las encías no se regeneran.

Un tratamiento eficaz para revertir la falta de encías es el injerto. Este procedimiento es muy sencillo y solo se requiere anestesia local para la intervención. Con el injerto de encía los especialistas toman tejidos del paciente de otras zonas y los colocan en la zona que hay que reparar. Lo mejor como decíamos con anterioridad, es que es un tratamiento muy sencillo y, además, no suele presentar complicaciones porque al tratarse de injertos del propio paciente no se suelen rechazar.

  • Gingivectomía

El injerto de encía es una solución perfecta cuando falta encía, pero también es habitual que se presente la situación contraria: el exceso de encía. En este caso hay un exceso de encía que recubre algunas piezas dentales lo que perjudica a la estética y ocasiona la llamada sonrisa gingival. Cuando esto se produce el tratamiento más recomendado por los expertos es la gingivectomía.

“En la gingivectomía el periodoncista se encarga de recortar ligeramente la encía que rodea el diente para dejar al descubierto una mayor proporción de la pieza y eliminar los excesos. Se trata de una intervención muy sencilla que requiere sólo anestesia local para su aplicación”, explican desde la Clínica Dental Gaudí, centro de referencia en Terrasa.

  • Cirugía a colgajo

Antes hemos hablado del injerto de encía para solucionar los casos de carencia de encía en algunas zonas de la boca. Pero existe otro tratamiento para revertir esta afección y se trata de la cirugía a colgajo.

Si tienes este problema y quieres solucionarlo lo mejor es que acudas a tu dentista o periodoncista de confianza que te recomendará el tratamiento más adecuado para tu afección y los pasos a seguir para realizar el procedimiento, ya que en función de las necesidades será más recomendable una opción u otra.

Pero la cirugía a colgajo se diferencia del injerto en que en este caso no se cogen injertos de otras zonas para aplicarlos donde falta. Sino que se estiran las propias encías para alargar el área de acción del tejido gingival para intentar recubrir las raíces expuestas o las zonas con poca encía. Por lo que son tratamientos que tienen el mismo objetivo pero que se aplican de diferentes maneras. Según los especialistas la cirugía a colgajo es más recomendable para tapar los espacios interdentales, también conocidos como troneras.

Estos son los principales tratamientos que permiten solucionar algunos problemas comunes de las encías que afectan a la estética de la sonrisa. Por supuesto, existen otras afecciones en las encías que pueden afectar a la sonrisa como son los cambios en el color. Por ejemplo, en algunas ocasiones las encías se vuelven más oscuras o incluso presentan manchas negras siendo un gran problema de imagen. En algunas ocasiones esto se debe al consumo de tabaco o ciertos medicamentos, pero también puede ser causa de alguna enfermedad periodontal. Por lo que si tu problema es el color de las encías lo mejor es que acudas a tu dentista que averiguará la causa de la afección.

La dieta de la miel: rebaja unos kilos de la forma más dulce

Sí, así como lo lees. Resulta ser que la miel nos ayuda a adelgazar. Y es que al parecer el resultado del incansable trabajo de las abejas tiene como resultado una miel que goza de muchas propiedades beneficiosas para la salud y el bienestar de los seres humanos, y por ello se recomienda consumirla, entre otras cosas, para curar enfermedades y mantener nuestro peso ideal.

Además que también nos ayudará a potenciar otros aspectos importantes de nuestra imagen. Por ejemplo, si la aplicas de manera externa, es muy buena para mejorar la salud de la piel y el cabello.

En este artículo nos aliamos con nuestros amigos de Bonamel, expertos fabricantes y distribuidores de miel ecológica, para contarte cómo incluir este maravilloso producto en tu rutina diaria, de forma que puedas beneficiarte de todos su potencial.

La dieta de la miel

Hay médicos que siempre han confiado en los beneficios de la miel, en especial para tratar afecciones como la de garganta y resfriados. Además, los nutricionistas también recomiendan consumir una cucharada de este producto todas las noches para ayudarnos a bajar de peso.

Sin embargo, recuerda que no existen los milagros «adelgazantes», no llegarás a tu pelo ideal solo consumiendo miel. También debes mejorar tus hábitos alimenticios y hacer ejercicio de forma regular. Lo que si es cierto, es que la miel genera cambios en el metabolismo que te pueden ayudar a bajar esos kilos de más:

  • Reduce los antojos de comer cosas dulces, ya que la cantidad de azúcar que contiene la miel es suficiente como para saciar la ansiedad por el chocolate o una porción de pastel. Además que, según los resultados de algunas investigaciones sobre los poderes adelgazantes de la miel, esta contiene azúcares naturales que tienen la capacidad para indicarle al cerebro que ya ha recibido una dosis suficiente de azúcar.
  • La calidad del azúcar es superior y no genera dependencia como sí lo hace el azúcar refinado, por ejemplo.
  • La miel además actúa como un antiestrés y un reductor de la ansiedad y los nervios, que son los que nos ocasionan esos atracones de dulces o comida chatarra que tanto juegan en nuestra contra.

El mejor momento para consumirla

Todos sabemos que si comemos dulces por la noche, puede provocar que no podamos dormir como corresponde, nos despertemos en medio de la noche o tengamos insomnio.

Esto a su vez también termina incidiendo sobre nuestro peso ya que  impide que tengamos el descanso que nos ayuda a adelgazar, pues es durante la noche que se llevan a cabo ciertos procesos de reparación de los músculos y quema de grasa.

Entonces, si consumimos una cucharada de miel antes de dormir estamos saciando el apetito por lo dulce sin generar adicción (ya que la fructosa que contiene es natural y de alta calidad) y, al mismo tiempo, le damos la oportunidad a nuestro cuerpo para que descanse y se recupere como corresponde.

Miel, canela y agua: ¿la receta ideal?

Hay varias teorías sobre los poderes de la miel para bajar de peso; ya que además de consumir una cucharada antes de dormir, también podemos aprovechar sus bondades durante el día, siempre que no excedamos las cantidades.

Por ejemplo, algo que hacen muchos deportistas es que consumen cada día un vaso de agua con miel y canela para complementar su dieta, y aunque no seas un atleta profesional tu también lo puedes hacer siguiendo esta sencilla receta:

Ingredientes:

  • Agua caliente (200 ml).
  • Miel (25 g).
  • Canela en polvo.

Preparación:

  • Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade la miel y la canela y mezcla bien.
  • Luego, bebe antes de dormir y cuando te levantes (media hora antes de desayunar)

La miel en su cantidad perfecta

Por su puesto, este consejo te parecerá contradictorio con lo que siempre se ha dicho de que debemos mantener nuestro consumo de azúcar al mínimo. Y es que si es verdad que debemos intentar dejar de ingerir por completo los productos con azúcares procesados. Lo que sucede es que con la miel, un producto natural, estarás saciando la necesidad por los dulces. Por eso:

  • Endulza tus postres, frutas e infusiones con miel (la encuentras en varias presentaciones, más líquida o más sólida, más o menos azucarada, etc.) e incorpora más frutas, verduras y legumbres en tu alimentación diaria.
  • Deja de lado las harinas, los refrescos y las grasas.
  • Bebe dos litros de agua a diario y no te olvides del ejercicio, ya que de esta manera estarás ayudando a tu organismo a que queme las grasas y elimine las toxinas acumuladas.
  • Presta atención a las etiquetas de los productos para saber cuáles de estos contienen más azúcares de lo que deberían.
  • También es bueno acudir al supermercado con una lista hecha, cargada de productos frescos, frutas y verduras, ya que si ayudarás a evitar tentaciones. Si no los tenemos en casa, no los podremos consumir.

No obstante, el mejor consejo es sustituir el azúcar por otro producto que endulce y que sea menos nocivo para la salud.

Es por esto por lo que mucha gente opta por sustituir el azúcar por miel. La miel es un producto que goza de muy buena fama ya que siempre ha formado parte de nuestra dieta y tradicionalmente se ha empleado para aliviar catarros, aumentar nuestras defensas y favorecer la digestión.

Sin embargo, si no crees que la miel sea el mejor sustituto, porque al final, es pura azúcar y agua con un pequeño porcentaje de nutrientes, también puedes optar por endulzar tus platos con productos naturales con purés de frutas, como la manzana, los plátanos o los higos, o verduras dulces como la calabaza o la zanahoria. Incluso, en muchas ocasiones, sobre todo en repostería, se emplea pasta de dátil como sustituto del azúcar. En los yogures puedes añadir fruta troceada o pasas y para el café, hasta puedes emplear un poco de canela.

Igualmente, es importante que sepas que tanto si decides seguir usando azúcar, miel o cualquiera de estas propuestas, el peligro está en un consumo excesivo, por lo que más que nada la clave está en la moderación.

Otras razones para consumir miel

Adelgazar y mejorar el aspecto de nuestro cabello no es la única magia que obra la miel. Aquí muchas más razones por la que la debes incluir en tu dieta diaria:

  • Regula el azúcar en sangre

Parece extraño, pero así es. Cuando se consume miel, la porción de fructosa permite que la glucosa sea captada por el hígado para formar glucógeno que pasa a estar disponible para el cerebro, el corazón, los riñones y las células rojas de la sangre; lo cual mejora el funcionamiento de los órganos y tejidos esenciales, eliminando la glucosa de la circulación y, por lo tanto, reduciendo el azúcar en sangre.

  • Reduce el estrés metabólico

El estrés emocional, psicológico o fisiológico se traduce en el cuerpo como estrés metabólico, y  ocurre cuando el cerebro piensa que está en peligro de quedarse sin combustible, como cuando nos ejercitamos o al dormir.

En estos momentos es cuando salen a nuestra ayuda las reservas de glucógeno que nos proporciona el consumo de miel natural, la cual es necesaria para que el cerebro recobre su normal funcionamiento.

Para esto, debemos consumir miel natural en el desayuno, antes de acostarnos y a intervalos regulares durante todo el día, en especial antes y después de hacer ejercicio.

  • Promueve la recuperación del sueño

El azúcar natural que contiene la miel produce una ligera secreción de insulina, lo que permite la secreción de melatonina, una hormona vital para la regulación diaria del sueño y vigilia. Esta, además, los ritmos cardíacos, ayuda a mejorar la inmunidad y facilita la reconstrucción de los tejidos durante la noche.

Por ello, es recomendable consumir leche caliente con una cucharada de miel antes de ir a dormir.

  • Combate el estreñimiento

La miel tiene un elevado contenido en fructooligosacáridos (FOS), que, aunque tienen una función principalmente energética, al llegar al colon se comportan de una forma similar a la fibra vegetal: captan el agua aumentando el volumen de las heces y originan gases que incrementan el peristaltismo o movilidad intestinal. Por esto ejercen un efecto laxante suave.

Además, es el alimento preferido de las bacterias beneficiosas que habitan en el colon (nuestra flora intestinal) responsable de la fermentación y putrefacción de los residuos alimenticios que darán lugar a las heces.

  • Mejora la función cerebral

Para que nuestro cerebro pueda funcionar correctamente hay que suministrarle energía. Aquí, la función del calcio en el cerebro es importantísima ya que las neuronas utilizan el calcio para originar la señal eléctrica que se conduce de una neurona a otra para comunicar los mensajes.

Entonces, si no hay suficiente calcio, el cerebro no funciona correctamente. De hecho, hay información científica que demuestra que la miel natural ayuda a absorber y fijar el calcio en el cuerpo, favoreciendo una correcta función cerebral.

Finalmente, por estas razones es que los expertos afirman  que  “La miel natural es uno de los alimentos más puros, naturales y con mayor cantidad de beneficios sobre nuestra salud”

 

 

El aceite de oliva, bueno para nuestro cabello, cara y cuerpo

Tendemos a pensar que los tratamientos de belleza son caros, con ingredientes de los que nunca recordamos el nombre y difíciles de conseguir y que, además, no les sacaremos partido más allá de la creación de esas mascarillas y cremas. Pero nada más lejos de la realidad, ya que en nuestra propia despensa contamos con un gran aliado: el aceite de oliva. Y es que este ingrediente es muy nuestro, lo tenemos al alcance de la mano, es relativamente barato dadas sus muchísimas propiedades y además somos muy conscientes de que en numerosos países del mundo entero se desviven por poder adquirir este producto.

Todos conocemos las bondades de su consumo, ya que ayuda a la absorción de nutrientes como calcio, zinc, magnesio y vitaminas del grupo B; disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno; ayuda en el buen funcionamiento del hígado, el páncreas y la vesícula biliar; es antiinflamatorio y, además, ayuda a perder peso facilitando la reducción de la grasa abdominal. Y aunque hay muchas clases de aceite, el mejor en este sentido es el procedente de olivas ecológicos y respetuosas con el medio ambiente, como nos recuerdan desde Los Ángeles.

En cuanto a la belleza y a la higiene, el aceite de oliva ya se usaba en la Antigua Grecia y en la Antigua Roma, ya lo usaban para el cuidado de la piel con cremas y ungüentos, así como para la prevención de arrugas y la nutrición del cabello. Es por eso por lo que, si a ellos les funcionaba, no hace falta ir en la búsqueda de cremas y mascarillas caras que, en muchas ocasiones, a nuestros cabellos y a nuestras pieles no les sientan demasiado bien.

Y es que hablamos de un producto con numerosos beneficios. Contiene nada más y nada menos que polifenoles, un poderoso antioxidante que protege el cabello de las agresiones externas; diferentes vitaminas como la C y la E, gracias a las cuales el cabello crece más fuerte y más grueso; proporciona lípidos, idóneos para reforzar la estructura celular del cuero cabelludo; gracias a su poder regenerativo y calmante ataca a la caspa y previene la caída del pelo; y su poder hidratante aporta al cabello más brillo, más luminosidad y, sobre todo, restaura las lesiones del pelo para darle un aspecto más sano y fuerte.

En cuanto a la aplicación de este ingrediente en el rostro, sus beneficios son bastante similares a los que proporciona al cabello. Por ejemplo, la vitamina E de la que ya hemos hablado ayuda a combatir la piel seca y agrietada y asegura resultados a los pocos días de comenzar a aplicárnoslo. Gracias a sus agentes antienvejecimiento, la piel logra un aspecto más saludable a través de una textura más suave, mayor elasticidad y un brillo intenso. El aceite de oliva también es efectivo para combatir las manchas de la piel y las arrugas, ya que su gran capacidad reparadora ayuda a reconstruir los tejidos dañados.

¿Y qué pasa con las pieles sensibles? Las personas con este tipo de piel sufren en mayor medida el uso de una crema inadecuada, ya que les producen irritaciones y rojeces. Sin embargo, el aceite de oliva también es apto para las pieles más sensibles, ya que elimina la resequedad. Eso sí, hay que tener cuidado con la dosis elegida: una simple gota es más que suficiente.

Cómo usar el aceite de oliva en el cabello

El aceite de oliva se puede echar directamente sobre el cabello o mezclarlo con otros ingredientes naturales para potenciar sus propiedades. Con la primera elección, basta con untarse las palmas de las manos con este oro líquido y esparcirlo por el cabello, de medios a puntas. Pero si tu opción es la de mezclarlo para hacer todo tipo de mascarillas, es importante conocer con qué otros alimentos se potencian sus características. Una mascarilla muy típica es la de aceite de oliva y huevo, que aporta un extra de nutrición. La miel y este oro líquido también se pueden mezclar y, además de obtener resultados al instante, es idónea para aportar el doble de brillo y suavidad al pelo. Otro ingrediente con el que se puede crear una mascarilla capilar es con la banana, que da fuerza al cuero cabelludo; y el aceite de coco o el aguacate son otros dos alimentos con los que el aceite de oliva combina a la perfección con el objetivo de lograr más brillo y es un potente hidratante.

La forma de preparar y aplicar estas mascarillas es muy simple, y es que es tan fácil como mezclar todos los ingredientes en un bol, aplicarlo de medios a puntas para que el cabello no quede demasiado graso y dejar actuar entre 20 y 30 minutos. Después, solo queda enjuagarlo y lavar el pelo como de costumbre.

¿Tienes halitosis? Reconócelo, estás perdido

Ya sabes que en este blog hablamos sin pelos en la lengua. Y por eso, lo tenemos que decir. No aguantamos a la gente con halitosis. Es decir, a esa persona que le huele la boca. Es muy molesto estar hablando con ellos y sentir ese hedor. Justo en este momento te gustaría estar a 10 metros de él, o usar para siempre la famosa mascarilla. Hay que reconocer que para estas situaciones, lo de la distancia social y las mascarillas viene muy bien. Por suerte, no hace faltar usar esta técnica, es más sencillo, vale con tener una higiene bucal y acudir al dentista.

Por eso, no, nos negamos a que siga habiendo personas con halitosis. Es algo contra lo que tienes que lidiar. Primero por la salud de uno propio, y luego por la de los demás. Si te huele la boca y no haces nada por evitarlo, es tu culpa y estás molestando al resto de la gente. Así que te vamos a dar una serie de consejos para evitarlo, porque a la larga será peor para ti.

La halitosis, es decir, el mal aliento es fruto de la acumulación bacteriana en la boca o entre los dientes, o de restos de comida alrededor de las encías y la lengua, que a su vez desencadenan la floración de bacterias en la boca que provocan caries.

Consejos contra la halitosis

Cuidar la higiene bucodental: aunque sea más complicado por el cambio de rutina, hay que cepillarse los dientes, al menos, 2 veces al día (durante 2 minutos cada vez) con pasta fluorada y usar seda o cepillo interdental por la noche. Conviene señalar que, debido a la situación sanitaria actual, es imprescindible cuidar el cepillo de dientes: lavarse bien las manos antes y después de usarlo, limpiarlo, desinfectarlo con un colutorio, enjuagarlo y secarlo, mantenerlo protegido en su capuchón, no compartirlo nunca, alejarlo del sanitario (para evitar posible contaminación) y no almacenarlo junto a otros cepillos.

Cuando no sea posible cepillarse los dientes, se puede mascar chicle sin azúcar con xilitol durante 20 minutos, ya que produce saliva y ayuda a la limpieza, pero nunca sustituye al cepillado.

Hidratarse: beber mucha agua es fundamental para contrarrestar la pérdida de líquidos que se produce por la sudoración. La sensación de boca seca es el primer signo de deshidratación. Se aconseja beber 2 litros de agua al día.

Alimentarse de forma saludable: una dieta sana se basa en el consumo de frutas, verduras, legumbres, pescados y aceite de oliva, evitando las comidas copiosas y procesados. Asimismo, se debe reducir al mínimo la ingesta de alcohol y evitar el tabaco.

No abusar de las bebidas carbonatadas: su gran contenido en azúcar daña los dientes, por lo que hay que tratar de disminuir su consumo. Además, la mayoría son ácidas y pueden perjudicar el esmalte dental.

Proteger los labios: al igual que la piel del resto del cuerpo, hay que proteger los labios de la excesiva exposición al sol con un fotoprotector adecuado para evitar que se quemen.

Precaución con el deporte. En el caso de los niños, aumentan cerca de un 30%. Por este motivo, se recomienda utilizar un protector bucal durante la práctica de deportes de contacto. En caso de fractura dental hay que conservar el diente en suero salino, agua o leche, y llamar inmediatamente a un dentista para poder llevar a cabo el tratamiento más adecuado.

El Consejo General de Dentistas recuerda que la situación sanitaria provocada por la Covid-19 hace obligatorio el uso de la mascarilla para prevenir contagios. Es una irresponsabilidad con nulo soporte científico atribuir a las mascarillas posibles problemas bucodentales como halitosis, caries, tinciones en los dientes o boca seca. De hecho, los profesionales sanitarios llevan décadas utilizándolas y no se han detectado las patologías antes mencionadas.

Consecuencias sociales

Y es que las consecuenciales también serán sociales. Ya os decimos que ir a buscar un trabajo sabiendo que te huele la boca es un problema. ¿Vas a encontrar trabajo de cara al público? Pues no, nunca. Y si piensas que es fácil encontrar pareja ‘si te canta el pozo’ pues estás muy confundido. No hay nada peor en esta vida que besar a otra persona y sentir ese hedor. Por este motivo, te recomendamos que realices una higiene bucal para tener tu boca sana.

Te hemos dado las recomendaciones perfectas para que no te huela la boca. Así que no queremos gente con halitosis, somos duros, pero es la verdad. Y es que tu bien, será del resto. Consigamos un mundo sin halitosis. Es posible.

Una breve reseña sobre la glándula tiroides

La tiroides es una glándula endocrina con forma de mariposa que se encuentra en el cuello, sobre la tráquea y por debajo de la nuez de adán. Aunque su tamaño es pequeño, su peso está en torno a los 30 gramos en una persona adulta, su influencia sobre el estado de salud de una persona es muy importante. Las glándulas endocrinas, también denominadas de secreción interna, producen hormonas, unas sustancias químicas que transportan mensajes a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo. En el caso concreto de la tiroides produce las denominadas hormonas tiroideas, la triyodotironina (T3), la tiroxina (T4) y la calcitonina, cuya función es regular el metabolismo del organismo ayudando a todas las células del cuerpo humano a funcionar de una forma correcta, de esta forma la glándula tiroidea participa en casi todas las funciones básicas del organismo, estando presente en:

  • El crecimiento y desarrollo del organismo.
  • En el correcto desarrollo del sistema nervioso.
  • Regula el metabolismo, el control de la temperatura corporal, el sueño, el carácter, la fuerza muscular…
  • Regula la asimilación de diferentes nutrientes, así como el apetito.
  • Regula y controla el ritmo y la frecuencia cardíaca.
  • Determina con qué velocidad se queman nuestras calorías y cuál es nuestro nivel de energía.
  • Concentración del colesterol, la glucosa y el equilibrio del calcio en el cuerpo.

Para producir estas hormonas la tiroides necesita yodo, un elemento fundamental que toma de los alimentos que consumimos y del agua que bebemos, pero no solo produce hormonas, sino que también las almacena y las libera según las necesidades del organismo. Sin embargo, también puede ocurrir que la cantidad de hormonas tiroideas en sangre no sea la adecuada, entonces estaríamos hablando de alteraciones en la tiroides, como:

  • Se produce cuando la glándula tiroides produce menos hormona de la necesaria para el buen funcionamiento del organismo. Es el trastorno más común de la tiroides. Los síntomas más comunes que se presentan son: cansancio, estreñimiento, aumento de peso, piel seca, mala memoria, aumento de colesterol en sangre, depresión, sensibilidad al frio, etc., por lo que debido a esta sintomatología tan inespecífica esta enfermedad puede pasar desapercibida durante muchos. Su tratamiento se realiza mediante la aplicación de hormonas sintéticas en pastillas, que sustituirán a las producidas de manera natural. Una persona tendrá más riesgo de padecer hipotiroidismo si tiene antecedentes familiares con problemas tiroideos, si se le ha aplicado yodo radioactivo o medicamentos anti tiroideos, si ha aplicado radioterapia en el cuello o si presenta cirugía de tiroides.
  • Se produce cuando la glándula tiroides produce más hormona tiroidea de la que el organismo necesita. Es menos frecuente que el hipotiroidismo y los síntomas más comunes que presenta son: sudoración, taquicardia, cansancio, pérdida de peso, nerviosismo, diarrea, cambios de humor, temblor en las manos, etc. Si esta enfermedad no se trata puede causar otros problemas de salud graves como:

-Problemas de fertilidad en las mujeres.

-Complicaciones en el embarazo con pérdida del embarazo, parto prematuro, bajo peso del bebé al nacer, presión arterial alta en el embarazo…

-Osteoporosis.

-Insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular, coágulos de sangre…

-Problemas oculares como la orbitopatía tiroidea. Por ello, para subsanar problemas de este tipo se requieren una serie de tratamientos especializados y si vosotros lo padecéis y no tenéis a ningún oftalmólogo de confianza para ponerle remedio, nosotros os recomendamos que optéis por poneros en contacto con Estética Ocular, una clínica de confianza dirigida por la doctora Cecilia Rodríguez Luna, médica oftalmóloga y cirujana oculoplástica, especialista en cirugía estética de ojos, que junto a su equipo altamente especializado, tras un exhaustivo examen, estudiará cada caso para ofrecer la mejor solución al paciente.

Otras enfermedades del tiroides son:

  • Se trata de un agrandamiento de la glándula tiroidea.
  • Nódulos tiroideos. Son lesiones constituidas por una proliferación de células que aparecen dentro de la glándula tiroidea.
  • Inflamación de la glándula tiroidea.
  • Cáncer de tiroides.

Hay que destacar que las enfermedades tiroideas son entre cinco y ocho veces más frecuentes en mujeres que en hombres y la posibilidad de presentar una disfunción aumenta con la edad, aunque se puedan presentar a cualquier edad.

¿Qué otras glándulas endocrinas existen?

Además de lo que os hemos mencionado, otras glándulas endocrinas son:

  • Hipófisis o glándula pituitaria. Considerada como la “glándula maestra” por su función de coordinadora y reguladora de las otras glándulas como la tiroides, la suprarrenal, las sexuales… Se encuentra situada en la base del cráneo.
  • Hipotálamo. Sus hormonas regulan el sueño, la temperatura corporal, los impulsos sexuales, el hambre, la sed…
  • Glándulas suprarrenales. Situadas cada una de ellas en la parte superior del riñón, producen hormonas sexuales y cortisol que regula el estrés.
  • Los órganos sexuales, los testículos en los hombres y los ovarios en las mujeres. Productores de andrógenos, en el hombre y estrógenos en la mujer.

¿Por qué tengo los dientes oscuros o amarillentos?

Una de las grandes preocupaciones respecto a la estética de los dientes es tener los dientes oscuros o amarillentos. Nadie quiere tenerlos de este color, pero ¿sabes a qué se debe? En este artículo te vamos a explicar las principales causas de tener los dientes oscuros así como los tratamientos más utilizados para recuperar el color natural de los dientes. 

El oscurecimiento de los dientes se puede deber por muchas causas diferentes como la edad, el consumo de determinados alimentos o hábitos perjudiciales como el tabaco. Todas estas causas se pueden dividir en dos orígenes, los internos y los externos. 

· Dientes oscuros por causa de origen interno 

Las principales causas de origen interno de tener los dientes oscuros son la genética, la edad, traumatismos o exceso de flúor. 

· Genética: puede parecer mentira, pero el color de tus dientes tiene que ver mucho con tus genes. Las personas con familiares con dientes amarillentos tienen más probabilidades de tener de mayores los dientes oscuros. Luchar contra esta causa de origen interno es complicado, pero se pueden reducir las posibilidades de aparición teniendo una buena higiene dental y evitando alimentos como té, café o vino tinto. 

· Edad: con el paso de los años es habitual que el esmalte de los dientes se desgaste y esto origina que el color de las piezas dentales se vuelva más amarillento u oscuro. 

· Exceso de flúor: tenemos el pensamiento generalizado de que el flúor es buenísimo para la dentadura y siempre se tiende a comprar pasta de dientes con flúor y colutorio con flúor. Sin embargo, el exceso de flúor es perjudicial, ya que provoca manchas oscuras en los dientes.  

· Golpes o traumatismos: los golpes o traumatismos en la dentadura pueden provocar que se oscurezcan las piezas dentales por hemorragias internas. 

· Caries`dental: la caries que afecta al nervio de los dientes genera que las piezas afectadas cambien de color. 

· Dientes oscuros por motivos de origen externo 

Y después de conocer las causas de origen interno vamos con las de origen externo. Sobre estas causas hay que indicar que se pueden evitar por lo que deberías estar atento para evitar que tus dientes se oscurezcan por estos motivos. 

· Alimentos y bebidas que manchan los dientes: algunos alimentos y bebidas tiñen la dentadura. Sobre las bebidas que hay que evitar para no tener los dientes oscuros hay que destacar el té, el café y el vino tinto. Mientras que los alimentos que más manchan los dientes son el azafrán, el regaliz y el pimentón. 

· Consumo de tabaco: fumar es uno de los hábitos más perjudiciales para la salud, pero si fumas y te faltan motivos añade a la lista que los cigarrillos producen que los dientes se oscurezcan. Esto se debe a que el tabaco contiene alquitrán, una sustancia que mancha las piezas dentales de un tono amarillo o marrón. Pero además no sólo tiñe las piezas dentales, también se oscurecen las encías. En definitiva, el consumo de tabaco afea la sonrisa. 

· Falta de limpieza dental o mala higiene: si no te cepillas los dientes al menos tres veces al día o te los cepillas mal los residuos de alimentos ensuciarán tu boca y aumentarán la acidez, lo que provoca la aparición de manchas y caries. 

· Soluciones para los dientes oscuros 

Y después de descubrir los principales motivos y causas por los que los dientes adquieren tonalidades oscuras o manchas vamos a descubrir cómo recuperar el color natural. Los principales tratamientos para los dientes oscuros son el blanqueamiento dental y las limpiezas bucales. 

Las limpiezas bucales sirven para eliminar la suciedad de los dientes, pero simplemente con este tratamiento se puede conseguir una mejora en el color de los dientes. Y es que algunas manchas se eliminan fácilmente. También hay que indicar que este tratamiento es recomendable realizarlo al menos dos veces al año. 

Mientras que con el blanqueamiento dental se consiguen reducir varias tonalidades de las piezas dentales. “Es un tratamiento no invasivo que debe ser controlado por un odontólogo porque antes de aplicarlo hay que comprobar que la persona en cuestión tenga su dentadura en buen estado. Y es que hay algunas lesiones que pueden empeorar si se realiza un blanqueamiento dental. Sobre el tratamiento no es doloroso y se consigue una sonrisa más blanca y brillante”, explican desde Galván Lobo, clínica dental en Valladolid. 

Esperamos que tras la lectura de este artículo conozcas mejor las principales causas de los dientes oscuros para intentar evitarlas. Y si ya tienes los dientes oscuros la limpieza bucal y el blanqueamiento son las mejores soluciones. No obstante, siempre deberías consultar con tu dentista de confianza cuál es el tratamiento más idóneo para tu caso particular.

La salud dental, esa gran olvidada pero a la vez tan importante rama de nuestro bienestar

Que la salud es más importante que cualquier otra cosa es algo de lo que ya no tenemos ninguna duda. Y lo sabemos bien a causa de lo que viene sucediendo últimamente en nuestra sociedad. Normalmente, tendemos a valorar el buen estado de nuestro organismo, el tener unos huesos y músculos fuertes o la capacidad de movernos por nosotros mismos como síntomas de una buena salud. En los últimos meses, disponer de una buena salud lo hemos relacionado más con  el simple hecho de evitar al coronavirus. Pero nunca tenemos en cuenta otros asuntos de la máxima importancia como, por ejemplo, la salud mental o la dental.

En los párrafos que siguen, vamos a hacer especial incidencia en la última modalidad de salud a la que nos hemos referido: la dental. Se trata de una de las más importantes para el ser humano porque permite que no tengamos limitaciones para realizar una actividad básica para garantizar nuestra vida: comer. Disponer de unos dientes cuidados es sinónimo de tener una buena calidad de vida y eso es algo que no podemos descuidar en ningún momento. No cabe la menor duda de que ese debería ser un argumento más que suficiente para cuidar de nuestras piezas dentales.

La situación de España en materia bucodental no está del todo clara. Una noticia de la página web Dental News hacía, por un lado, un ránking acerca de los países con mejor salud bucodental de Europa. En esa clasificación, Italia, Alemania y España ocupábamos los tres primeros lugares. Eso, desde luego, echaría por tierra los argumentos de todas aquellas personas que siempre han manifestado que había problemas en lo que tiene que ver con la salud bucodental en España. Pero opiniones, como en todo, hay para todos los gustos.

Por otro lado, otra noticia, en este caso propiedad de la SEPA, la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, indicaba que España es el país del sur de Europa que tiene una peor salud bucodental, lo que contrasta con lo que hemos comentado en el párrafo anterior y lo que pone en evidencia que no todo es del color de rosas en lo que tiene que ver con la salud dental. Desde luego, es imprescindible tomarse este asunto lo más en serio de lo que seamos capaces porque de su estado dependerá la calidad de vida que seamos capaces de atesorar.

Preocuparse por la salud es algo natural y más teniendo en cuenta la situación que nos rodea en estos precisos momentos. Pero debemos tener en cuenta que la salud comprende un abanico muy amplio de cosas. A algunas les prestamos muchísima atención porque sabemos de sobra que son importantes, pero a otras, simplemente, las dejamos de lado. Eso es lo que ocurre con la salud dental, que mucha gente menosprecia pero que es vital para garantizar nuestro bienestar. Los profesionales de Gabel Dental nos han comentado que son muchas las personas que solo acuden al dentista cuando los dolores de su boca son insoportables. Esto, nos dicen, tiene que cambiar sí o sí.

El motivo es simple: si se produce un dolor en nuestros dientes, acciones tan habituales como comer, beber o incluso respirar se convertirán en verdaderos problemas. Y eso no es algo que nos podamos permitir. ¿Os imagináis tener que soportar dolores inhumanos cuatro veces al día, mientras hacemos las comidas que son habituales? ¿O sentir que nuestros dientes están a punto de reventar cada vez que tomamos un trago de agua? No suena bien. Y, como seguro que estáis imaginando o que sabéis por experiencia propia, esta no es una situación agradable.

Hay que educar bien en este sentido a nuestros menores

Los más pequeños, a causa de su corta edad, no son conscientes por sí mismos de la importancia que tiene el hecho de cepillarse los dientes tres veces cada día. Por eso es importante la labor que puedan jugar sus padres y madres, que son personajes necesarios a la hora de hacer posible que los niños adquieran todos esos conocimientos que les son necesarios para intentar mantener bien limpios sus dientes en todo momento. El éxito en el cuidado bucodental de los menores depende, en buena medida, del poder de convicción que tengan sus responsables.

Es clave que los más pequeños adquieran pronto todos los conocimientos necesarios para que tengan la oportunidad de cuidar de sus dientes como realmente necesitan. Esta es la mejor manera de hacer que los datos negativos relativos a la salud bucodental en nuestro país. Si queremos mejorar, hay que apostar por los jóvenes. De cara al futuro, que ellos conozcan la mejor manera de cuidar de su salud dental será la mejor inversión. Desde luego, a nadie le cabe la menor duda al respecto.

 

 

6 consejos para llegar sano a la vejez 

Llegar a la vejez sano es el sueño y deseo de cualquier persona. Pero para que esto ocurra hay que cuidarse y seguir unas pautas básicas durante toda la vida que ayuden a envejecer de manera activa y lo más saludable posible. Y como llegar sano a la vejez es el sueño de muchos, en este artículo hemos reunido un total de 6 consejos para lograrlo.

  1. Tener una dieta sana y equilibrada 

El consejo inevitable para envejecer de forma saludable es cuidar la alimentación con una dieta sana y equilibrada. Deben primar las frutas y verduras y evitar algunos alimentos como los ultraprocesados, los productos ricos en grasas o con demasiados azúcares. Y este consejo es fundamental, ya que no solo es el principal truco, ya que detrás de una mala alimentación se encuentra la aparición de muchas enfermedades como la obesidad, la diabetes o la hipertensión arterial, entre otras. 

  1. Evitar el estrés oxidativo 

El aumento del estrés oxidativo es una de las principales características del envejecimiento. Y se ha relacionado con una variedad de problemas de salud relacionados con la edad. Además, hay más de 200 enfermedades crónicas vinculados al estrés oxidativo como distintas enfermedades cardiovasculares, síndromes de infertilidad, pérdida de audición o enfermedades inflamatorias crónicas”, explican desde TetraSOD, empresa fabricante de una pequeña dosis concentrada elaborada con fitoplancton marino. 

Estas dosis ayudan a evitar la aparición del estrés oxidativo, por lo que pueden ayudar a llegar a la vejez de la mejor manera posible. Pero además ofrecen a los atletas y personas activas un aumento de la respuesta fisiológica frente al estrés oxidativo, mejorando el rendimiento físico y ayudando en la recuperación tras la práctica de ejercicio. 

  1. Acudir al médico para revisiones periódicas

Es importante acudir al médico de manera periódica porque más vale prevenir que curar. Las revisiones y los chequeos médicos ayudan a evitar el desarrollo de dolencias así como permiten detectar enfermedades en estadios iniciales, cuando curarlas es mucho más sencillo que en estadios avanzados en los que luchar contra la enfermedad en cuestión es mucho más complicado. 

Por ello es importante realizar estas revisiones o chequeos médicos. Los especialistas indicarán cada cuanto realizarlas en función de las necesidades de cada persona, sus condiciones físicas o sus patologías previas. 

  1. No fumar ni beber alcohol 

Existen dos vicios que hay que evitar por multitud de razones. Estos hábitos perjudiciales que hay que evitar son el consumo de alcohol y de tabaco. El consumo de estas sustancias está relacionado con la aparición de diversas enfermedades. 

Fumar daña casi cada órgano del cuerpo y disminuye la salud general de la persona fumadora, así como también afecta a las personas de su entorno. Tal y como indica el Instituto Nacional del Cáncer fumar causa diferentes tipos de cáncer como el de pulmón, de esófago, de boca, de laringe, garganta, vejiga, riñón, estómago, hígado, páncreas, cuello uterino, colon y recto. Pero el consumo de tabaco no solo está relacionado con el cáncer, también con la aparición de otras enfermedades del corazón y los pulmones, como la bronquitis crónica o la aneurisma de la aorta. 

Mientras que el consumo de alcohol está relacionado con diversas enfermedades cardiovasculares, distintos tipos de cáncer como el de laringe, boca, esófago o hígado, así como otras afecciones tales como la anemia, la cirrosis o incluso la pérdida de memoria. 

  1. Practicar deporte y ejercicio 

Practicar deporte y ejercicio de manera regular y a lo largo de toda la vida fomenta llegar a la edad adulta o anciana de la mejor manera posible. El ejercicio debe adaptarse a la capacidad de cada persona, pero caminar una hora diaria puede ser suficiente para mantener la actividad física. También si se cuenta con poca capacidad física se pueden orientar algunos ejercicios, así como se pueden practicar deportes en los que el rendimiento o resistencia física no son muy importantes, como el yoga o la natación. 

  1. Mantener la mente activa 

Y el último consejo que hemos seleccionado es mantener la mente activa, ya que la salud mental también es muy importante. Para conseguirlo es importante tener una actitud abierta a aprender nuevas habilidades o conocimientos. Pero se puede mantener la mente activa de muchas maneras diferentes como a través de la lectura, con la práctica de un idioma o haciendo crucigramas o sudokus. 

Y estos son los 6 consejos que cualquier persona debería seguir no solo para llegar a la vejez de la mejor manera posible, sino para disfrutar de una vida sana y saludable, evitando al máximo la aparición de diversas enfermedades.

¿La playa puede suponer una amenaza para nuestra salud?

En cuanto el buen tiempo lo permite y los primeros rayos de sol de la primavera comienzan a abrirse paso entre los fríos días del invierno, nuestras miradas se vuelven rápidas hacia la playa. Todos o por lo menos la inmensa mayoría de los mortales nos mostramos ansiosos, sino por sumergirnos en el agua, ya que todavía puede ser un acto reservado solamente para los más audaces y atrevidos, pero sí estamos deseando darnos un largo y tranquilo paseo por la arena mojada o sencillamente sentarnos a contemplar esa idílica y anhelada puesta de sol, como la que se disfruta en Denia, un paraíso para los amantes del sol, temperaturas agradables durante todo el año, el buen ambiente, la exquisita gastronomía…

Todos ellos son factores que contribuyen a que sea el lugar perfecto para disfrutar unas inolvidables vacaciones. Por ello, nosotros os recomendamos que os pongáis en contacto con Romer Playa Inmobiliaria, una agencia inmobiliaria donde podrás encontrar todo tipo de alojamientos para alquiler vacacional, además de la compra/venta de casas, chalets, pisos o apartamentos de obra nueva y segunda mano, siempre con las mejores condiciones del mercado.

Y aunque nuestra imagen de la playa es idílica, debemos pensar que también presenta una serie de peligros para nuestra salud como, por ejemplo:

– Sol. Una exposición al sol con moderación es beneficiosa, siempre que se tomen las medidas de precaución oportunas como pueden ser:

-Evitar su exposición en las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 17:00 horas.

-Aplicar una crema protectora solar, aconsejable un factor de protección 50, una media hora antes de la exposición al sol y repetir cada 2 o 3 horas, especialmente después de sudar o bañarse.

-Proteger la cabeza de los rayos solares mediante viseras, sombreros, parasol… así como la utilización de gafas de sol con protección de rayos UV.

– Agua. Debemos tener siempre respeto al mar y hacer caso a las banderas de color de la playa que nos indican el estado de permiso o prohibición de bañarse. Las corrientes y resacas que se forman cerca de la orilla pueden llegar a ser muy peligrosas, pues su fuerza puede acabar tirando al suelo a una persona y arrastrarla mar adentro. Igualmente, saltar o tirarse de cabeza al agua en lugares donde no se conoce su profundidad es sumamente peligroso, por desgracia cada año se registran casos de lesiones medulares como consecuencia de estos juegos peligrosos.

Habrá que tener especial cuidado en no introducirse en lugares señalizados o reservados para las motos acuáticas, lanchas, barcas de pedales…u otros lugares no aptos para el baño.

– Deshidratación. Cuando el calor es excesivo y prolongado el tiempo el cuerpo necesita realizar un trabajo extra para mantener la temperatura corporal, por lo que suda más y pierde un porcentaje importante de su agua corporal. La deshidratación es especialmente frecuente y peligrosa en los lactantes, niños pequeños y ancianos, por lo que se aconseja con el fin de evitarla beber más frecuentemente líquidos como agua o zumos. Los principales síntomas de una deshidratación son sed intensa, fatiga, dolor de cabeza, sensación de malestar, dificultad para concentrarse…

– Mantener bajo vigilancia a los niños que se encuentren jugando con colchonetas, barcas hinchables, flotadores, etc. la sensación de seguridad o la pérdida de su control adentrándose en el mar, puede resultar muy peligrosa.

– Hacer castillos de arena, coger agua en un cubo, saltar las olas o jugar a la pelota en la orilla, puede resultar muy divertido para los niños, pero si los padres no están muy atentos, también puede suponer un riesgo muy elevado de desubicarse y perderse entre los bañistas. Es aconsejable vestir a los niños con bañadores con colores muy vistosos para poder identificarlos rápidamente o indicarle alguna referencia, por si se pierde, aprenderá a orientarse.

– Picaduras de medusas, que provocan picazón, ardor, dolor u hormigueo en la zona de contacto.

Documentación a presentar para registrarse en un establecimiento hotelero

Todos aquellos ciudadanos que se dispongan a pasar un día, unos días o una temporada en un establecimiento hotelero deberá cumplimentar y firmar un impreso denominado parte de entrada. Los datos recogidos en este parte serán el nombre y apellidos de la persona hospedada, su fecha de nacimiento, nacionalidad, número de identificación personal y fecha de expedición de dicho documento, así como la fecha de entrada al establecimiento. Este parte de entrada podrá ser cumplimentado de forma manual o por procedimientos informáticos, quedará a disposición de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que podrán requerir su exhibición en cualquier momento.