Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las distintas fórmulas que te ayudarán a cuidar de la belleza de tu sonrisa

Hay muchas razones de peso para estar preocupados por todo aquello que tiene que ver con nuestra belleza. En primer lugar, es necesario echar un vistazo al contexto en el que nos movemos para comprender que la imagen a día de hoy lo es todo. Y no solo nos referimos a una imagen en términos de confianza, fiabilidad y demás. No. Estamos hablando más concretamente de una imagen física. La imagen que se deriva de nuestro propio cuerpo, que es una de las razones por las cuales las personas se van a fijar en nosotros y nosotras, ya sea con el objetivo de ligar o con el propósito de depositar su confianza en nosotros y nosotras para un determinado puesto de trabajo, por ejemplo.

No nos podemos olvidar que la belleza física también juega un papel muy interesante en aquello que está ligado con la confianza que sentimos en nosotros y nosotras mismas. Cuando nos ponemos delante de un espejo, lo que estamos buscando es obtener esa energía derivada de la autoconfianza para conseguir esas metas que nos hayamos propuesto y que estemos en vías de alcanzar. Si nos ponemos delante de ese espejo y no estamos satisfechos y satisfechas con la imagen que nos devuelve, entonces tenemos un problema. Creeremos que tenemos algunas carencias y manifestaremos de alguna manera el miedo de que alguien las descubra. Eso nos va a pasar factura a la hora de mantener una conversación con alguien, con independencia de cuál sea el propósito con el que esa conversación se mantenga.

Una vez que tenemos clara la importancia que tiene la belleza física de una persona, toca plantearse de qué manera podemos llegar a conseguirla. Es probable que lo primero que se os ocurra es poneros a dieta para perder peso. Bien, no vamos a negar que es una alternativa para conseguirlo. Pero no todo va a depender de eso. Es posible que haya una persona que tenga una buena figura pero que no se sienta del todo cómoda con algún aspecto ligado a su cara. En ese caso, la dieta no va a servir para mucho. Es necesario que tengamos la mente abierta en este tipo de casos puesto que pueden existir, y de hecho existen, soluciones para todos los casos.

En los párrafos que siguen vamos a centrar el tiro en uno de los elementos que creemos que tiene una mayor importancia para garantizar nuestra belleza: hablamos de la sonrisa.

Recordad algún momento en el que hayáis conocido a una persona que os ha llamado poderosamente la atención. Ahora, tratad de recordar cómo fueron esos primeros segundos de conversación que mantuvisteis con esa persona: ¿dónde dirigíais vuestra mirada? Lo más probable es que lo hicierais directamente a los ojos de esa persona o a la sonrisa. En el caso que atañe a esta última, lo más probable es que estuviera perfectamente cuidada. Ahí podéis encontrar uno de los motivos por los cuales os fijasteis de manera tan especial en esa persona. Como comprenderéis, es más fácil fijaos en una sonrisa como esa que en otra que presente alguna deficiencia en cuanto a higiene.

Asegura una noticia publicada en el diario deportivo AS, en concreto en una sección de las que aparecen en esa web y que se llama Mejor con Salud, que la curva más bonita de una mujer es la sonrisa. Y lo cierto es que no va nada desencaminado. Es cierto que otro tipo de curvas también suelen llamar poderosamente la atención de aquellas personas que se sienten atraídas por las mujeres, pero todo ese encanto se perdería por completo si la sonrisa de la mujer no estuviera lo cuidada que debe encontrarse.

Por cierto, antes de seguir os diremos que, aunque nos hayamos referido a la mujer en el párrafo anterior, la sonrisa es también un arma muy poderosa para la imagen física de un hombre.

Estamos hablando del rasgo físico en el que más se fijan los españoles. Así es como lo apunta otra información publicada en la página web del Mundo Deportivo el 30 de junio del año pasado. El artículo también desvela que la sonrisa le gana la partida a los ojos, otro de los rasgos físicos de los que estábamos hablando más arriba. En concreto, el 53% de los españoles se fija en la primera mientras que el 23% lo hace en los segundos. Se trata de un dato lo suficientemente poderoso como para que todas las personas que estamos dentro de esta página web cuidemos nuestra sonrisa como se merece.

La importancia que tiene cuidar de nuestra sonrisa es algo que nos debe haber quedado claro a estas alturas. Y lo cierto es que se trata de un asunto que no es tan complicado de conseguir. Existen multitud de fórmulas que nos pueden conducir a cumplir ese objetivo. Lo podemos comprobar por ejemplo en la página web de la clínica Blanc, en la que vemos que existen tratamientos como la implantología, la rehabilitación oral, la estética dental o la estética facial, que pueden ayudar de una manera más que considerable a construir la sonrisa por la que hayamos estado suspirando durante mucho tiempo.

Un aspecto que, además, está ligado íntimamente con la salud 

Cuidando de nuestra sonrisa estaremos matando dos pájaros de un tiro, sobre todo por el hecho de que todo aquello que vaya destinado a mejorar nuestra boca también hará que mejore nuestra higiene bucal. Cuando hemos sido pequeños y pequeñas, nos han hecho saber de la importancia que tiene un aspecto como este para nuestra comodidad. Y cuando en alguna ocasión no hemos cuidado todo lo que deberíamos de ella, hemos padecido las consecuencias en forma de caries, por ejemplo. Una de las razones por las que nos tenemos que sentir animados y animadas a cuidar de nuestra sonrisa es que todo lo que hagamos por ella va a jugar una influencia en nuestra salud y en la disminución de todas las molestias que se puedan producir en nuestra boca.

Tened en cuenta la relevancia que tiene una parte del cuerpo como de la que estamos hablando. Es la que usamos para comer, beber, hablar o respirar. Por tanto, lo conveniente es que se encuentre en perfectas condiciones para desarrollar todas y cada una de esas actividades.

España no ha sido uno de los países en los que mejor se cuide de la salud bucal. Debemos hacer autocrítica y admitir que podríamos haber hecho mucho más en este sentido. Sin embargo, creemos que las cosas están empezando a cambiar principalmente gracias a que muchos de nosotros y nosotras hemos empezado a comprender que la sonrisa también juega una importancia muy grande en lo que respecta a nuestra imagen física, a la que le otorgamos más importancia que hace algunos años como consecuencia del desarrollo de las redes sociales. ¡Y es que no cambiamos por nada en el mundo esa fotito en Instagram en la que todos nuestros seguidores y seguidoras se fijen en nuestros dientes blancos y sanos!

Tenemos otra ventaja más en este sentido y es que a día de hoy contamos con muchísimos profesionales en un campo como lo es el de la salud dental. Se trata de una de las ramas de la salud que más se estudian los jóvenes españoles. De hecho, son muchos los y las especialistas en esta materia que se han trasladado a vivir al extranjero puesto que en otros países no existe el desarrollo de conocimiento y el número de personas suficientes como para cubrir las necesidades de dicho territorio. Por tanto, ya no tenéis ninguna excusa de la que os podáis valer para cuidar de vuestra boca.

Importante: que los niños y niñas sepan la relevancia que tiene la salud dental 

Vamos concluyendo este artículo y no lo podíamos hacer sin recordaros que tengáis en cuenta que es importante que los niños y niñas vayan conociendo la importancia que tiene cuidar de sus dientes. No hay necesidad de que hagamos referencia a un aspecto como la belleza en este sentido. La relación que existe entre la belleza de la sonrisa y la salud dental es algo que ellos y ellas van a ir descubriendo por sí mismos con el paso de los años. Pero sí que es interesante que comprendan que una boca cuidada va a reducir sus molestias presentes y futuras y que de ese modo van a encontrarse más sanos y fuertes para enfrentarse a cualquier actividad que les depare el día a día.

Es hora de que todos y todas nos pongamos manos a la obra y le demos lustre a nuestra sonrisa. Esta será una de las mejores maneras de sentirnos contentos y contentas cuando cada mañana nos pongamos delante del espejo y este nos devuelva la imagen de la persona en la que hemos querido convertirnos a lo largo de toda nuestra vida. ¿Acaso queréis perderos lo que se siente en una situación así?

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
CATEGORÍAS