Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los trastornos de la conducta alimentaria

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) van a constituir una serie de desórdenes a nivel mental caracterizados por una conducta que se altera frente a la ingesta de los alimentos y los pensamientos erróneos todo ello en relación al peso, la figura corporal y la dieta.

Este tipo de conductoras al final suponen una serie de problemas importante en lo físico y también en la forma en la que funciona psicológicamente y social de la propia persona.

¿Qué son las TCA?

Básicamente, son unas patologías de origen multifactorial en los que intervienen una serie de factores en el campo genético, biológico, psicológico y de carácter sociocultural.

Suelen afectar de forma mayoritaria a la población femenina, adolescentes y adultos jóvenes. Estos trastornos se les llama, como nos dicen los expertos de centrounoalicante.es, la anorexia de carácter nervioso o la bulimia nerviosa, pero también puede haber otros, caso del trastorno cuando se produce por atracones.

Clasificación de este tipo de trastornos:

Vamos a describirlos de forma breve:

Anorexia nerviosa

Lo cierto es que se va a manifestar como un deseo de buscar estar más delgada, lo que a veces viene seguido de una serie de medidas o de procedimientos compensatorios. Hablamos de una dieta de carácter restrictivo estricta, ejercicio físico excesivo o conductas de tipo purgativo.

Las personas que van a quedar afectadas, lo que hacen es expresar un gran temor a poder ir ganando peso a que pueden ser obesas, con una conducta que será persistente e interferirá en que se gane peso.

Cuentan con distorsiones de la imagen de su cuerpo, así como se preocupan por la dieta, el peso y la figura.

La atención se centra en una pérdida pondera, lo que llega a causar déficit a nivel nutricional, lo que llega a causar una serie de déficits nutricionales que terminan comportando en algunos casos riesgos de carácter vital.

En el terreno psicológico ,ha rasgos en cuanto a personalidad que se caracterizan por un alto perfeccionismo, autoexigencia y bajo nivel de autoestima.

Destacamos la baja conciencia que hay de enfermedad y de ese riesgo físico que deriva de tener un bajo peso.

Bulimia nerviosa

Está caracterizado por una serie de episodios en los que se producen atracones en los que se va a ingerir una elevada cantidad de alimentos en un reducido espacio de tiempo, lo que suele ser en poco tiempo y con una sensación de perder el control.

Las personas que se ven afectadas, lo que buscan es una compensación de los efectos de esa sobringesta con vómitos que son autoinducidos, o unas maniobras de purga, ayuno y ejercicio físico en exceso.

Trastorno por atracones

Está caracterizado por tener una presencia donde hay atracones y es parecido a la bulimia de carácter nervioso. Se distingue en que la persona que tiene trastorno por atracones no va a incurrir en mecanismos compensatorios respecto a la ingesta voraz, por lo que con el pasar del tiempo, los pacientes se van a encaminar hacia un problema de obesidad o sobrepeso.

Multitud de personas que tienen este tipo de trastorno usan la comida como una forma de ir llevando emociones o sentimientos que son negativos.

Tienen una serie de complicaciones para poder llevar la ansiedad y el comer se dan cuenta que les calma y reconforta. De todas maneras, al final aflora un sentimiento de culpabilidad porque no pueden controlar su manera de comer, lo que hará que aumente el estrés y así va a seguir el ciclo.

La pica

En el caso particular de este tipo de trastorno, se trate de ingerir sustancias de carácter no nutritivo caso del yeso o la arena.

Ingerir estas sustancias es algo inadecuado si pensamos en el nivel de desarrollo que tiene la persona.

Las sustancia que se ingieren varían con la edad. Los niños pequeños comen pintura, cuerdas, cabellos, o ropa. Es un trastorno que sucede más habitualmente en la infancia, padeciéndolo niños que suelen tener autismo un retraso mental.

El trastorno de rumiación

Está caracterizado por la presencia de regurgitaciones que se van repitiendo de alimento, las cuales irán del estómago a la boca, de tal forma que se vuelven a masticar, tragar o escupir.

Hablamos de un tipo de trastorno que se ve más en los niños de corta edad, que va de los tres a los 12 meses, pero que podemos verlo en sujetos de mayor edad, en especial cuando sufren de retraso mental.

No está diagnosticado el trastorno de rumiación cuando se padece en la anorexia nerviosa o la bulimia de este tipo.Los tras

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
CATEGORÍAS