Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Cómo hacer croissants al más puro estilo francés 

Los croissants son uno de mis dulces favoritos. A mí me encanta degustarlos junto a un buen café para desayunar y empezar el día con fuerza. Normalmente los tomo en El Molí Pan y Café, pero en la cuarentena ante la imposibilidad de poder salir de casa me animé a intentar hacerlos yo misma. La primera tanda estaba rica, pero necesitaba mejorar un poco la técnica y ahora ya que me quedan deliciosos. Por supuesto, no están al nivel de los de mi cafetería favorita pero sirven para saciar mi antojo. Además, están mucho más ricos que los procesados que venden en los supermercados.

Y en este artículo os voy a contar la receta que yo sigo, con la que podréis hacer unos cruasanes al más puro estilo francés en vuestra casa.

  • Historia de los croissants 

Hoy en día hablar de este dulce es pensar en Francia y en su capital, París. Pero realmente parece que los croissants nacieron en la capital de Austria. Se dice que este dulce surgió en Viena para celebrar la victoria de la ciudad frente a la invasión otomana a finales del siglo XVII. Y es que esta victoria se produjo en parte gracias a los panaderos, ya que al trabajar de noche se dieron cuenta del intento de invasión de los otomanos y dieron rápidamente la voz de alarma por lo que se pudo atajar el ataque a tiempo. Así este dulce con forma de medialuna creado para festejar la victoria sería el antepasado directo del actual croissant.

Aunque a pesar de que esta leyenda sitúa el origen del croissant en Austria, hoy en día forma parte de la gastronomía francesa, siendo uno de los principales productos del país galo. Y vamos a descubrir una receta que evoca a los cruasanes franceses que tú mismo o misma podrás preparar en casa con muy pocos ingredientes.

  • Ingredientes necesarios para la preparación 

Necesitarás ingredientes muy básicos para la preparación de esta receta, siendo:

  • 1/2 kilo de harina de media fuerza. Este tipo de harina se caracteriza porque tiene cerca de un 10% de proteína y la encontrarás fácilmente en cualquier supermercado.
  • 250 gramos de mantequilla
  • 140 gramos de azúcar para la masa y 100 gramos para el almíbar
  • 50 gramos de levadura fresca
  • 3 huevos
  • Agua
  • Sal
  • Preparación de la receta 

El primer paso para preparar estos deliciosos cruasanes es disolver la levadura. Para ello deberás preparar un bol grande con un poco de agua tibia (cerca de 100 ml), meter la levadura y dejarla reposar un poco (entre un minuto o dos). Pasado este tipo deberías remover con la ayuda de una cuchara hasta que la levadura se disuelva y quede una masa suave y sedosa.

Tras tener la levadura lista podrás añadir un poco de harina, cerca de un cuarto del total de la receta. Tendrás que mezclar muy bien y dejar reposar en torno a un cuarto de hora, aproximadamente.

En otro bol deberías colocar 100 gramos de mantequilla (previamente derretida), el azúcar (140 gr), una pizca de sal, el resto de la harina y dos huevos. Tendrás que mezclar bien todos los ingredientes y luego incorporar la masa de levadura. Otra vez hay que conseguir integrar todo. Cuando hayas conseguido una masa homogénea tendrás que dejarla reposar en la nevera, aproximadamente media hora.

Una vez lista ya la masa tendrás que comenzar con la elaboración de los cruasanes. Para ello, enharina la encimera o cualquier superficie plana para poder ponerte manos a la masa. Una vez que tengas el sitio adecuado listo podrás comenzar a extender la masa. Utiliza un rodillo y extiende la masa en forma de cruz. Intenta conseguir que toda la masa tenga el mismo grosor.

Una vez que ya hayas conseguido esa forma en el medio de la cruz coloca la mantequilla sobrante (150 gramos). Y envuelve la mantequilla con la masa (los lados de la cruz), como si estuvieras envolviendo un regalo. Una vez envuelta la mantequilla con la masa vuelve a extenderla con el rodillo. En esta ocasión normal, en forma de rectángulo.

Ahora ya solo queda cortar la masa, darle forma y cocinarla en el horno. Pero vayamos por partes. La masa extendida deberás cortarla en pequeños trozos, en bandas de cerca de 10-12 centímetros. Estos trozos tendrás que cortarlos a su vez en dos triángulos. Luego estos triángulos tendrás que enroscarlos desde la base para dar forma a los cruasanes con sus dos picos.

Una vez hayas dado forma a toda la masa tendrás que dejar que los cruasanes reposen un poco a temperatura ambiente, hasta que veas que han aumentado de volumen (más o menos el doble de volumen que antes). A continuación empieza a precalentar el horno a 180 grados y bate el huevo que queda para pintar los triángulos. Colócalos en una bandeja de horno con papel vegetal, mételos y déjalos aproximadamente 25 minutos.

Mientras, puedes hacer un poco de almíbar con 100 gramos de azúcar y 100 mililitros de agua. Estos ingredientes échalos en un cazo a fuego suave y remueve hasta que el azúcar se disuelva. Entonces sube la temperatura y lleva la mezcla a ebullición. Cuando comience a hervir cronometra cerca de un minuto. Tras los 60 segundos retira el cazo del fuego, vierte la mezcla en un bol y deja reposar. Así ya tendrás listo el almíbar mientras se están haciendo los cruasanes en el horno.

Tras los 25 minutos cociendo los cruasanes en el horno estarán listos. Por supuesto, este tiempo puede variar en función del tipo de horno por lo que lo mejor es ir echándole un vistazo para saber si están listos antes. Tras sacarlos del horno podrás pintarlos con un poco del almíbar que ya tendrás preparado. Y tendrás unos ricos croissants al más puro estilo francés hechos por tí mismo o misma. Como has visto no es muy complicado, lo peor es conseguir la forma de los croissants. Pero aunque no la consigues a la primera seguro que están muy ricos de sabor.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
CATEGORÍAS