Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El sexo es salud, disfrútalo como quieras y con quien más lo desees

Muchos de nosotros disfrutamos cada día del sexo con nuestra pareja y es que hacer el amor forma parte de la búsqueda del bienestar. Esto se debe a que cuando practicamos sexo de una u otra forma, lo que estamos haciendo es desconectando de la realidad de nuestro día a día para centrarnos en nosotros mismos o en nuestras parejas, lo que supone que tratemos de conseguir placer que nos ayude a aliviarnos y a tratar los temas del día a día de una forma más pausada y calmada. En definitiva, como os decimos, el sexo es salud por lo que debemos de disfrutarlo como queramos y con quien más lo deseemos, puesto que solo así lograremos la máxima satisfacción.

Es por ello por lo que no todo el mundo lo hará de la misma forma y es que por raro que parezca para las parejas más convencionales, las denominadas vainilla, el sexo hay muchas formas de vivirlo, cada una de ellas con sus pros y sus contras y cada una de ellas con sus respectivas normas de conducta. Es por ello por lo que a lo largo de las siguientes líneas os queremos mostrar algunas de las prácticas no tan convencionales que nos podemos encontrar y como se desarrollan.

Tal y como os decimos, la realidad es que en el mundo existen muchas formas de practicar sexo diferentes, cada una de ellas con sus particularidades concretas y, más allá de las prácticas más tradicionales y conocidas, la realidad es que nos podemos encontrar otras como:

  • Pet play. Como su nombre lo indica, consiste en un juego de rol donde quienes participan deben adquirir el papel de instructor o de mascota, y cuyas únicas reglas se basan en los principios generales del BDSM, que el acto sea sensato, seguro y consensuado. Es decir, en esta práctica es irrelevante el género, la apariencia o la edad, mientras ambos sean mayores de edad y cuenten con sus plenas facultades. Parece un juego fácil de llevar a cabo, sin embargo, requiere mucho grado de concentración y tiempo. Las mascotas pueden ir desde perros a caballos, e incluso dragones si se desea, no existe un límite a la imaginación. Lo importante es la manera en que se introducen en el rol cada uno. No importa la edad, la mascota puede ser mayor o menor a su entrenador. Sin embargo, la experiencia puede resultar más relevante al momento de jugar. 
  • Juegos de rol sexual. Básicamente, se trata de una actividad que tiene como objetivo romper con la rutina, la monotonía y el aburrimiento que puede aparecer en el ámbito sexual entre una pareja. El sexo, la excitación y el placer va muy relacionado con el misterio y la sorpresa. Por eso, es muy habitual que, con el paso del tiempo, la vida sexual de una pareja pueda relajarse y, poco a poco, volverse rutinaria y un tanto aburrida. Por ello, es esencial mantener viva la pasión en la pareja con juegos y actividades que os ayudarán a vivir experiencias inolvidables. Dentro de estos juegos, el de los roles sexuales es uno de los más picantes y divertidos. 

Se trata de que cada uno de los jugadores se ponga en la piel de otra persona y, a partir de ahí, entablar una relación sexual y seductora con tu pareja. Jugando a este juego se consigue que la sorpresa, la espontaneidad y el atrevimiento vuelvan a ser los protagonistas de la cama. Por tanto, vuestras relaciones se reavivarán y volveréis a sentir más pasión y excitación por vuestra pareja. En este sentido, para poder hacer más realista la experiencia, nosotros os recomendamos que visitéis la web de La casa de los disfraces, donde encontraréis todos aquellos elementos necesarios para poder meteros en el papel de profesores, alumnos, policías, ladrones, presos, carceleros… o todo aquello que se os pueda ocurrir y que devuelva la vida a vuestras relaciones íntimas. 

El BDSM es más que una práctica sexual

Cada vez oímos hablar más de estas cuatro siglas, BDSM, pero pocos realmente conocemos su alcance y es que el bondage, dominación, sadismo y masoquismo van más allá de ser una práctica sexual, sino que en muchos casos es una forma de vida en la que los que la practican encuentran todo lo que necesitan. Es por ello por lo que más allá del sexo vainilla también existen otras formas por las cuales el cuerpo humano y las personas obtenemos placer y en lugar de cerrarse en banda en lo convencional, siempre debemos de experimentar, puesto que quizá nos acabe gustando más y nos ayude a salir de la rutina. 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
CATEGORÍAS