Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Comer sano fuera de casa no es imposible con estos consejos

Cuando pensamos en esas veces que nos toca comer fuera de casa, ya sea porque no nos dio tiempo de prepararnos nuestro almuerzo para llevarlo a la oficina, nos toca la hora de comer estando en la calle o nos invitaron a cenar en un restaurante, en seguida pensamos en lo imposible que va a ser continuar con nuestra dieta o con nuestro propósito de comer saludable, lo cual reemplazaremos con una grasienta hamburguesa o un atracón de tapas.

Sin embargo, es posible lograr un punto medio entre disfrutar de tu comida favorita en ese restaurante de moda y una alimentación saludable, usando un poco de conocimiento en nutrición para transformar las cargas calóricas del menú en un platillo más saludable

Recuerda que está bien tener un control sobre lo que comes, pero no es bueno reprimirnos de ciertos gustos de vez en cuando.

El reto de comer saludable fuera de casa

Cuando estamos en casa puede ser mucho más fácil comernos una verde ensalada y un vaso de agua en el almuerzo, el problema viene cuando te invitan a comer a un restaurante y llegas para verte rodeado de pizzas, pastas, hamburguesas, brownies y otras tentaciones grasientas y azucaradas.

De hecho, según un estudio de Cambridge, “más del 90% de los platillos principales que se venden en los restaurantes son excesivos en calorías, sodio, grasas y en particular grasas saturadas”.

Así, por ejemplo, un aperitivo o entrante cualquiera suele tienen un promedio de 813 calorías, mientras que los platos principales, unas 674 calorías por porción. Esto quiere decir que solo en esta comida ya estaríamos cubriendo más de la mitad de la energía que deberíamos ingerir durante el día entero, lo cual se comienza a transformar justamente en esos kilos extras que tanto odiamos.

Si es verdad que muchos dicen que se trata de la fuerza de voluntad, pero sabemos que es una batalla perdida y que además no tiene mucho sentido ser el único en la mesa que pida la única ensalada que hay en el menú y agua embotellada para brindar.

Recuerda también que son estas salidas las que no permiten desconectar de lo duro de nuestra rutian del día a día, los problemas en el trabajo, las labores de casa e incluso, si, ¿Por qué no? nuestras propias imposiciones, como lo son la misma dieta.

Estas salidas son la ocasión perfecta para regalarnos un momento agradable con amigos y familia y darnos un gusto para el paladar.

Por eso, este artículo lo que busca es enseñarte a hacerlo sin perder de vista tu propósito de alimentarte sanamente.

Trucos para lograr comer sano fuera de casa

Aquí te van una lista de trucos sencillos que puedes aplicar cuando te toque comer fuera de casa para disfrutar de ese momento sin arruinar tu peso y tu salud:

Antes de salir al restaurante:

1 Elige mejores opciones de restaurantes

En la selección del restaurante es en donde estará a clave a la hora de encontrarnos con opciones saludables en alguna parte del menú. Así debes elegir un restaurante que sirva:

  • Carnes: Piensa que estarás comiendo las proteínas necesarias y puedes convertirlo en un platillo muy balanceado si lo acompañas con algunas verduras saludables.
  • Pescados: Esas es una opción más que saludable y además se te antojara deliciosa si te encuentras de vacaciones por la playa o en algún lugar frente al mar.
  • Comida vegetariana: Hoy en día existen cientos de opciones deliciosas e interesantes de comida vegetariana o vegana que puedes probar.
  • Japonesa: El sushi nunca decepciona, al ser una opción popular, deliciosa, que va con todos los tipos de reuniones y que además es baja en grasas.

Eso sí, recuerda tomar tus precauciones ya que muchas veces la comida saludable que ofrecen algunos restaurante, nunca es tan saludable como te hacen creer.

2 Revisa el menú antes

Cool Bakery, franquicia de panadería low cost, te recuerda que hoy en día es bastante sencillo revisar el menú del restaurante de tu selección incluso desde casa y antes de reservar. Esto porque casi todos tiene una página web con su oferta de comida en línea.

De esta forma podrás asegurarte que ofrecen opciones saludables y elegir lo que vas a comer con antelación.

3 Antes de salir come una pieza de fruta o un snack saludable

Muchas veces pasa que entre encontrarte con tus amigos o acompañantes, hacer la cola para entrar al restaurante, conseguir una mesa, elegir cada uno lo que quiere del menú y por fin tener el platillo frente a nosotros puede pasar tanto tiempo que estemos muertos del hambre. Esto hace que muchas veces termines eligiendo platillos más grandes y con más contenido calórico, que comas sin pausa y hasta quedar demasiado lleno.

Esto porque tu cerebro buscará compensar esa falta de energía y calorías y rodeado de tantas opciones; hamburguesas, patatas fritas, pizza, etc.; habrás perdido la batalla.

Por el contrario, si comes algún aperitivo antes de salir de casa, te asegurarás de no sentir tanta hambre. Prueba comer una manzana, una pera, o una mandarina antes de salir a comer, y verás la diferencia.

Además, el azúcar natural presente en las frutas, ayudará a mantener los niveles normales de glucosa, permitiéndote elegir mejor tu menú.

Durante tu comida en el restaurante

Aunque vayas muy bien preparados, el verdadero reto lo tendrás cuando estés en el restaurante y comiencen a desfilar ante ti pastas, hamburguesas y postres suculentos. En este caso, deberás recurrir a las siguientes medidas:

4 Elige alimentos simples

Es decir, aquí tienes que intentar dejar por fuera cualquier platillo que contenga demasiados ingredientes.

Esto por la simple razón de que cualquier plato que para su preparación requiera demasiados ingredientes o pasos, podrá también implicar mucha más grasa (como fritos, capeados o empanizados).

Así, para ayudarte en esta difícil elección, te tenemos algunos ejemplos de platillos sencillos que le vendrás muy bien a tu salud y que además vas a disfrutar:

  • Una pieza de pollo al grill acompañado de verduras es mucho mejor que un pollo frito en salsa de 7 quesos.
  • Unos nachos con crema, queso gratinado, frijoles y chorizo es de esos platillos con demasiados ingredientes que te recomendamos evitar, mientras que si solo pedimos los nachos con guacamole nos aseguramos de balancear un poco nuestra elección.
  • Asimismo, una sopa de verduras es más simple que una crema de champiñones con mantequilla

Por otro lado, tampoco es bueno pasar demasiado tiempo viendo el menú , evaluando cada opción y decidiendo entre una u otra. Esto porque, por lo general, las cartas en los restaurantes están pensadas para describir tan bien cada creación que todas terminarán luciendo más saludables y apetecibles que la primera vez, por lo que podrías terminar tomando la decisión incorrecta guiándote más por tus papilas gustativas, que por tu cerebro. No le des la oportunidad a tu fuerza de voluntad de flaquear ante tanta delicia.

Finalmente, a la hora de ordenar, otro error muy común que juega contra nuestra fuerza de voluntad es dejar que los demás elijan primero, ya que nos dejaremos influenciar por las opciones de los demás. Mejor, da el primer paso, di tu elección al camarero de primero y manete firme hasta el final.

5 Elige los acompañantes del platillo más saludables

Un tip que podría ayudarte es dejarte elegir un platillo principal apetitoso y darte la libertad de disfrutarlo libre de culpas, y más bien poner el toque saludable a los acompañantes. Por ejemplo, de la siguiente manera:  

  • Sustituye las patatas fritas por las asadas
  • Evita el pan si en tu platillo ya tienes harinas o carbohidratos, es decir si estás ordenado arroz o pasta.
  • Pide una porción extra de verduras o ensalada
  • Pide el plantillo principal que quieras, pero pregunta si tienen una porción más pequeña.
  • Si vas a pedir aderezos, o tu comida vienen con ellos, pídele al camarero que te los sirva en un tazón aparte. Así, puedes untar tu comida con pequeñas dosis, reduciendo así las calorías que la ingesta de estas salsas conlleva.

Recuerda que en todos los restaurantes puedes hacer todas las modificaciones que quieras, de forma que personalices tu pedido a tu gusto y dentro de la onda saludable.

6 Comparte tus platillos y entrantes

Otra forma de reducir las calorías que estarás consumiendo es compartir tus platillos con los demás comensales. Pide entrantes para compartir, una pizza para dos, arroz para varias personas, etc. Siempre hay muchas opciones.

Piensa también que si compartes de diferentes platos, podrás probar mayor variedad. Lo mejor de esto es que no solo ahorrarás en calorías y kilos extra, si no también en la cuenta.

Incluso, si nada de esto sirve, siempre puedes comer una porción y luego pedir el resto para llevar. Piensa que no hay nada como saltarnos tener que preparar la cena y comer recalentados frente a la televisión.

  1. Cuidado con las bebidas

La bebida ideal para aquel que quiere comer de forma saludable siempre es el agua y por supuesto están vetados los refrescos e incluso el alcohol.

Sin embargo, es totalmente aceptable tomar un par de copas para celebrar un momento con los amigos o alguna reunión especial. De hacerlo, te recomendamos tomar dos vasos de agua antes.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
CATEGORÍAS