Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Al que no le gusta el jamón es tonto

Ya sabes que aquí hablamos sin pelos en la lengua, por eso me permito gritarlo bien alto: “al que no le gusta el jamón es tonto”. Así de claro y sencillo. Seguro que estás pensando, ¿pero hay alguien a quién no le guste el jamón? Pues sí, doy fe de ello. Incluso puede contar una anécdota muy curiosa. En su boda, a la que estuve invitado, esta chica no puso nada relacionado con el jamón. ¿Te imaginas lo que es una boda sin jamonero? Y encima lo cambió todo por queso, su alimento favorito.

En esa boda estuve yo, y fue el comentario más popular. No se puede hacer una boda sin jamón. Y es que es el producto por antonomasia de España.

El jamón es el nombre genérico del producto alimenticio que obtenemos de las patas traseras del cerdo, yo no puedo detener ante el cerdo ibérico. Éste se caracteriza por sus capas coloreadas, su hocico alargado, sus orejas en visera y sus altas extremidades, que le posibilitan el pastoreo y lo cualifican como un excelente andarín. Umm, se me cae la baba. Esas patas de jamón ibérico, esas piezas de hueso fino y largo, pezuña negra, grasa y fluida. Sin duda alguna estamos ante un producto al que no se puede renunciar dentro de una dieta sana y equilibrada, tal y como nos indican desde Iberjagus.

Diferentes formas de consumir

Y si no quieres un jamón entero, puedes optar entre la pieza entera, deshuesado o el jamón cortado por los profesionales y envasado al vacío en una fabulosa caja gourmet de la casa. A un jamón se le puede sacar entre un 38% y un 40% de rendimiento según su categoría. Y es que ya se sabe que del cerdo hasta sus andares.

Y también puedes optar por el deshuesado. Se utiliza principalmente para cortarlo a máquina y se tiene un alto rendimiento. En esta empresa puedes comprar jamón de cebo o bellota deshuesado al mejor precio de la red. En este caso disponen de jamón de cebo deshuesado ibérico e incluso de jamón de bellota deshuesado de pata negra.

La paletilla

La paleta Ibérica es la pieza elaborada con la extremidad delantera del cerdo. Es más pequeña que el Jamón Ibérico y suele tener un sabor más intenso. Ahora puedes elegir el formato que más te guste al comprar paleta ibérica de cebo, o bellota. Puedes llevártelo en una pieza entera, deshuesada o cortado a cuchillo y envasado al vacío listo para poner en la mesa. Es ideal si eres una persona soltera.

La paletilla ibérica aunque tiene menos cantidad de carne que el jamón, su exquisito sabor lo convierte en un manjar tan digno como las patas traseras del cerdo. Además, si tu hogar se compone de pocas personas, comprar paleta ibérica de bellota o cebo será mucha mejor opción que el clásico jamón, ya que se adaptará mejor al consumo de tu núcleo familiar.

Beneficios del jamón

El Jamón es una fuente de proteínas de alto valor biológico, aporta minerales y vitaminas indispensables para nuestro organismo,  con un perfil lipídico equilibrado y moderado en calorías. Ya no es que esté bueno, es que encima nos hace sentirnos bien.

Por su alto contenido en vitamina B1, el consumo del jamón ayuda a superar el estrés y la ansiedad, la enfermedad del siglo XXI y que todos tenemos un poquito. Además, los alimentos ricos en vitamina B1 o tiamina, como esta carne son muy recomendables en periodos de lactancia o durante periodos de convalecencia, debido a que en esas etapas hay un mayor desgaste de esta vitamina.

Desde aquí queremos satisfacer a los paladares más exquisitos y por eso te ofrecemos los productos de mayor calidad del mercado. Gracias a comprar jamón de bellota o cebo deshuesado tendrás la posibilidad de cortar en finas lonchas, a máquina o a tacos, eso ya lo decides tú. Y sobre todo, decides con quién quieres compartirlo. Y ojo, que si tiene que ser solo mejor. Por cierto, no me importa que en mi mesa de boda me pongan a alguien que no le guste el jamón, toco a más.

Pues ya ves, y con todo esto que te hemos contado, todavía hay personas a las que no les gusta el jamón. Pues bien, como decía mi abuela: “quien es tonto para comer, lo es tonto para todo”. ¿No crees? Ya sabes que aquí hablamos sin pelos en la lengua.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
CATEGORÍAS