Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Te contamos la fórmula definitiva para perder peso sintiéndote bien contigo mismo.

Sabemos a ciencia cierta que en esta sociedad existen muchas personas no están contentas con su apariencia física, y uno de los mayores defectos que tienen preocupadas a estas personas, es el hecho de perder peso. Desde que aparecieron las redes sociales en nuestra vida, se han multiplicado los problemas de autoestima y los complejos en las personas, los cuales aparecen ante el deseo frustrado de tener un cuerpo “perfecto” que cumpla con el estándar de belleza que promueven otras personas a través de las redes sociales.

Un estándar que, además, es falso, ya que las personas pueden mentir fácilmente acerca de su apariencia física para parecer lo que no es; mediante el uso de filtros, maquillaje y “metiendo tripa” cualquiera puede aparentar tener un cuerpo “perfecto”, cuando en realidad la mayoría de veces nada es como lo pintan.

Perder peso se ha convertido en un problema muy serio, el cual acaba transformando a esta sociedad en una multitud de personas inseguras, las cuales gastan además su dinero y tiempo en dietas “milagro”, retos absurdos de internet y tendencias peligrosas que pueden desencadenar en trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia.

Para evitar caer ante estos problemas y evitar que nuestros hijos caigan en ellos, es necesario educarnos desde el conocimiento y aplicar medidas sanas y pertinentes que nos permitan obtener un físico concreto, haciendo hincapié en que esta decisión sea tomada por salud y no para suplir complejos emocionales.

En este artículo vamos a abordar este tema y vamos a conocer en qué casos es necesario perder peso por salud y cómo hacerlo de forma sana y desde el más sincero y puro amor por nosotros mismos.

El peso sí importa, pero debemos evaluar la situación antes de sentirnos mal.

¿Realmente necesitamos perder peso, o nos estamos dejando llevar por complejos y comentarios de otras personas?

En la variedad está el gusto, y en este mundo debe haber de todo; no es sano que todos estemos super delgados o super gordos. Existen los términos medios y cada cuerpo es diferente a su manera, y es por ello que antes de tomar la decisión de perder peso, debemos saber en qué situación nos encontramos. Un endocrino puede ayudarnos ante esta situación calculando nuestro IMC (Índice de masa muscular) el cual nos puede decir si estamos sanos respecto a nuestra altura y nuestro peso. Para ir descartando, te vamos a comentar en qué tipo de situaciones puede ser beneficioso para nosotros perder peso:

  1. ¿Sufres sobrepeso u obesidad?

Si una persona tiene un índice de masa corporal (IMC) alto o está en riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la obesidad, como diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas o presión arterial alta, puede ser recomendable perder peso.

  1. ¿Necesitas ganar masa muscular?

Existen algunos problemas de salud que requieren un aumento de masa muscular.

La pérdida de peso combinada con el aumento de la masa muscular “magra” puede ayudarte a ganar masa corporal. Gracias a esto perderás grasa mientras se mantiene o se aumenta tu masa muscular, lo que puede darte como resultado una mejor salud metabólica.

  1. ¿Sufres de algún problema de salud específico que empeore con tu peso?

En algunos casos, la pérdida de peso puede ser necesaria para tratar condiciones médicas específicas, como la apnea del sueño, problemas articulares o ciertas enfermedades metabólicas.

En estos casos que hemos citado puede ser necesaria la pérdida de peso, pero no en un problema de autoestima. Si tenemos un problema de autoestima y necesitamos perder peso para amarnos inmediatamente, debemos de arreglar las cosas con nosotros mismos antes de lanzarnos a hacer abdominales…

Ni las dietas milagro ni ninguna técnica acertará si no nos amamos a nosotros primero.

Amar y aceptar nuestro cuerpo tal y como es puede ser un desafío, pero es esencial para nuestro bienestar emocional y mental.

¡Debes aprender a amarte ante todo! Ten en cuenta que, si no logras amarte con tu situación actual, tampoco lo harás cuando seas delgado o delgada. Para entenderlo mejor, pregúntate esto:

¿Si uno de tus seres queridos sufriera de obesidad le amarías menos? Sabemos que tu respuesta es un “no” rotundo. Pues lo primero que debes practicar es este ejercicio contigo mismo. En lugar de enfocarte en los aspectos negativos de tu cuerpo, trata de apreciar y valorar las cosas positivas sobre ti mismo. Concéntrate en tus cualidades, talentos y logros, en lugar de centrarte exclusivamente en tu peso; recuerda que el peso y la apariencia no determinan tu valor como persona.

¡Todos somos seres humanos y tenemos imperfecciones, ya que la perfección en sí misma no existe! Incluso las personas famosas tienen un peso normal y corriente, y esto lo podemos ver cada vez mejor gracias al movimiento “body positivity” que siguen muchas de estas personas famosas, mostrando sus cuerpos tal y como son ante el mundo.

Ante todo, no te olvides de rodearte de personas que te apoyen y te acepten tal como eres, y evita la comparación con la gente que te rodea y con las redes sociales. Recuerda que la belleza viene en todas las formas y tamaños, y no hay un solo ideal de cuerpo «perfecto».

Formas sanas (¡y verdaderas!) de perder peso.

Una vez consigas amarte a ti mismo, te será mucho más fácil perder peso.

Lo primero que te recomendamos es no dejarte llevar por tendencias y retos de internet que te “aseguren” que perderás peso tomando ciertas sustancias o haciendo ciertos ejercicios.

¡Error! Seguir técnicas no avaladas por un médico o un profesional puede ser fatal para tu salud. Por ello, te recomendamos que sigas estos consejos para perder peso de forma sana:

  • La alimentación es clave para perder peso, pero no debemos obsesionarnos.

Para lograrlo, opta por una alimentación equilibrada que incluya una variedad de grupos de alimentos saludables, como frutas, verduras, granos integrales, proteínas magras y grasas saludables. Asimismo, te recomendamos reducir el consumo de alimentos procesados, azúcares añadidos y grasas saturadas. Aun así, si no eres una persona muy constante o te cuesta tener fuerza de voluntad, también puedes seguir un plan de dieta guiado por nutricionistas. Nosotros te recomendamos uno muy completo ofrecido por la clínica Artestética, en la cual además resolverán todas tus dudas acerca del tratamiento.

  • Realiza actividad física regular.

¡Incorpora el ejercicio en tu rutina diaria!

Busca siempre actividades con las que disfrutes, como caminar, correr o nadar. Ten en cuenta que si eliges un deporte o ejercicio que te frustre, acabarás sintiéndote obligado a hacerlo, lo cual hará que cada vez te sientas mas desmotivado ante la idea de hacer ejercicio.

El ejercicio regular no solo te ayudará a quemar calorías, sino que también mejorará tu bienestar general.

  • Controla el estrés.

El estrés puede influir negativamente en nuestros hábitos alimenticios y promover un aumento de nuestro peso corporal. Para evitarlo, encuentra formas saludables de manejar el estrés, como por ejemplo practicar técnicas de relajación y meditación, o participar en actividades que te relajen, como el yoga o el taichí.

  • Descansa.

Duerme lo suficiente cada noche. Mantener un descanso adecuado es esencial para mantener un equilibrio hormonal y un metabolismo saludable.

Como puedes ver existe más de una forma de perder peso sin que tengamos que usar técnicas no supervisadas que puedan ser perjudiciales para nuestra salud. Elige siempre amarte a ti mismo, estar motivado y pedir la ayuda y opinión de tu médico ante este tipo de situaciones, y te aseguramos que te encontrarás mucho mejor contigo mismo antes de que te des cuenta.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
CATEGORÍAS