Cómo elegir bien la copa de vino antes de comprar

La elección de la copa de vino ideal puede ser complicada en el caso de no tener mucha afición por el vino y muchas veces no se sabe en qué debe uno fijarse. Creemos que unos consejos pueden ser ideales a la hora de poder elegir la copa de vino ideal.

Siempre es ideal recurrir a una buena copa de vino, especialmente cuando hay fiestas importantes. Un brindis es buena ocasión, tanto a la hora de celebrar nuestro aniversario como para organizar una cena de manera más ideal.

Existen muchas empresas en las fiestas de Navidad lo que hacen es regalan a sus trabajadores la clásica cesta o botella de vino. En otros momentos te las regalan durante el año. Puede que también un cliente te pueda hacer algún regalo. Siempre nos puede llegar alguna botella de vino como presente.

Si en el hogar sois de tomar poco vino, es posible que más de una vez lo hayáis utilizado para cocinar. Pese a ello, cuando la botella es de vino que es caro y bueno, se puede guardar para celebrar en las comidas especiales, lo que puede ser una gran idea.

A veces podemos tener la sensación de que has llegado a ese momento en el que merece la pena beberse el vino con la elegancia que ello merece. Precisas comparte unas copas pero tampoco sabes ni por donde comenzar a mirar, por ello seguro que te vienen bien estos consejos.

¿Cómo es la copa de vino ideal?

Si te pones a buscar la copa de vino ideal, vas a encontrarte con muchos consejos sobre la copa más adecuada a cada clase de vino. Lo que puede parecer sencillo se complica, puesto que hay una clase de copa especial en cada clase de vino.

Características que hay que tener en cuenta:

Es vital tener en cuenta la forma que tiene la copa y la clase de cristal. La copa cuenta con un tallo lo bastante largo como para poder tomarla sin que haya que tocar lo que es la parte del cáliz, que es dónde se encuentra el vino. Todo esto lo que hace es evitar que el vino se pueda calentar al estar en contacto con la mano.

Los cristales tienen que ser bastante finos y el cáliz con cierto volumen. De igual forma el diámetro debe tener cierta anchura de tal forma que el vino disponga de bastante superficie en contacto con el aire cuando se encuentra en la copa.

Debemos saber que la boca de la copa tiene que ser algo más estrecha que la parte de mayor anchura, pero tampoco demasiado. En cuanto a la base, como poco debe ser tan ancha como la boca, para que tenga una buena estabilidad cuando se ponga sobre la mesa.

El filo, que es la parte por donde se debe beber tiene que ser recto, por lo que olvídate de los bordes redondeados clásicos de los vasos de agua.

De cara a que se pueda llegar a apreciar, tanto el color como la transparencia del vino, lo mejor es que sea de cristal transparente y liso, carente de tallados, grabados o decoraciones.

Es más fácil la elección de lo que piensas…

Las copas que más se usan son las que se llaman las copas de burdeos o borgoña, diferenciándose porque la de burdeos tiene mayor altura y rectitud. La de borgoña es de mayor anchura y redondeada, más similar a una esfera cortada. Ambas son ideales para cualquier clase de vino.

Como nos comentan los especialistas vallisoletanos de Cristafiel, la copa para vino espumoso es más alargada y estrecha, utilizándose especialmente para cava o champán, aunque también nos comentan que las tendencias en cuanto a lo que es el diseño de las copas de vino espumoso han ido cambiando.

Algunos vinos como sucede con el cava, champán, lambrusco u otro tipo de vino con gas,  han hecho que las copas aflautadas que son conocidas por ser estrechas y alargadas hayan ido olvidándose. Ahora los especialistas lo que hacen es recomendar copas con cáliz ancho. En el caso de que no quieres adquirir copas más concretas, mejor no hacerlo.

De igual forma hay que saber que las copas especiales que se utilizan para el vino blanco son las mismas que para tinto. Solo se diferencian en que son algo más reducidas. Por lo que cuando se sirva el vino blanco, se pone menos cantidad y así evitarás que se pueda calentar muy rápido.

De igual forma, deberás saber que nunca se deben llenar las copas y menos estas que son de una capacidad grande, Con independencia del vino que consumas, nunca se deben llenar a más de un tercio de la capacidad.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
CATEGORÍAS