Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El sector secundario vive una nueva revolución industrial basada en la tecnología

Nos ha tocado vivir una de las épocas más complicadas de la evolución y es que en un mundo cada vez más globalizado era fácil que ocurriese algo en cualquier parte del mundo que nos afectase a todos de una u otra forma. En esta ocasión ha sido una pandemia, pero también podría haber sido fácilmente el buque que encalló no hace muchas fechas en el Canal de Suez y que puso, una vez más, en vilo a todo el planeta. Y es que hoy en día es tal la dependencia que tenemos de muchos países del globo que el más mínimo problema puede llegar a desencadenar problemas de abastecimiento en la otra punta del planeta. Sin embargo, más allá de lo ocurrido en Suez, lo cual, aunque duró unos días quedó en susto, lo cierto es que la pandemia del coronavirus ha ralentizado, que no parado, la nueva revolución industrial que está viviendo el sector secundario y que tiene como referencia, una vez más, la apuesta por la tecnología y que se refleja ya en la actualidad en la denominada industria 4.0, de la cual os hablaremos a lo largo de este post.

Para conocer de primera mano en que consiste esta nueva revolución industrial lo primero que debemos de hacer es definirla y ahora que ya sabemos un poco más de este concepto, podemos hablar de él como un término que surgió en Alemania, y éste, hacía referencia a los nombres más populares como pueden ser cuarta revolución industrial, ciberindustria, industria inteligente etc. Y es que, aunque todos estos términos puedan ser muy futuristas, la industria 4.0 simplemente consiste en interconectar todas las partes de una empresa dando lugar a una automatización efectiva y una empresa más inteligente. Pero esta nueva visión de futuro no solo afecta a las compañías, dado que la nueva revolución industrial obliga a redefinir la formación universitaria para preparar profesionales aptos para nuevos retos. Esto se debe a que, entre otras cuestiones, esta nueva forma de trabajo de la que os hablamos pasa por:

  • Comunicación 5G. El 5G es el nuevo estándar de comunicación que permite navegar hasta 100 veces más rápido y reduce la latencia a menos de una milésima de segundo, sin depender de que otros dispositivos estén o no conectados al mismo tiempo. Con esta tecnología comienza un mundo de oportunidades para empresas y ciudadanos porque posibilita el desembarco de nuevas soluciones que hace unos años ni se podía imaginar.

En el caso del sector industrial, la llegada del 5G industrial permite la interconexión de máquinas, objetos y dispositivos ofreciendo elevados niveles de rendimiento y eficiencia. En otras palabras, la quinta generación de tecnología de comunicaciones inalámbricas multiplica las posibilidades tanto de la producción industrial como del mantenimiento y la logística del sector. En este sentido, empresas que se ayudan de la tecnología más puntera son las grandes beneficiadas de estos avances. Así, Amazon a través de AWS, Apple, Tecoi o El Corte Inglés, entre otras compañías avanzan hacia el futuro con paso firme y manteniendo una apuesta clara por los servicios más punteros.

  • Impresión 3D. La impresión 3D, también conocida como Fabricación Aditiva, está cambiando la forma en que la mayoría de bienes de consumo. Productos que antes requerían de semanas o meses para ser diseñados, prototipados y fabricados, ahora pueden ser lanzados al mercado en cuestión de días. Esto supone un inmenso ahorro de tiempo y costes para cualquier industria manufacturera.

Si consideramos la producción a pequeña escala, el proceso de fabricación ahora es ocho veces más rápido que antes. Esto ha sido gracias al sistema de control de procesos MES y Simatic PCS 7. Esto se traduce a una reducción en el consumo de energía de la planta en un veinticinco por ciento y así poder responder de forma más rápida a las demandas del mercado sin tener que desperdiciar materia prima.

Edge Computing, un término a tener en cuenta

El Edge Computing es una tecnología capaz de procesar, analizar y dar soluciones a partir de datos recopilados de los dispositivos del IoT en unos segundos. Pero, ¿cuáles son las principales ventajas del Edge Computing?

  • Análisis de datos en tiempo real
  • Reducir latencias
  • Consumir menos anchos de banda
  • Ahorro de tiempo y dinero
  • Menos cuellos de botella en el tráfico de datos

La mayoría de los expertos coinciden en que se trata de una de las grandes revoluciones digitales y motivos no les faltan. El Edge Computing ofrece lo que hasta ahora el cloud (almacenamiento en la nube) no ha sido capaz de lograr: servidores que pueden analizar datos en masa de fábricas inteligentes, redes de abastecimiento o sistemas de transporte sin tiempo de espera y que pueden tomar medidas inmediatas si algo sucede.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
CATEGORÍAS