Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Nunca te fíes de unos dientes que no estén cuidados

Aquí estamos para decir las cosas sin pelos en la lengua, ¿no? Pues allá voy. No me fío de las personas que no se cuidan la dentadura, que no tienen una correcta salud bucodental. ¿Por qué? Pues por un simple ejemplo. Yo me imagino una casa que está por fuera con las ventanas sucias, el jardín descuidado, objetos tirados y sin cuidar. Pues yo pienso, que si esto está así, que es visible, no quiero pensar cómo estará el interior. Pues bien, algo así me ocurre con las personas. Pienso que si una persona no es capaz de cuidar sus dientes, no es capaz de pensar su interior.

Y es que soy de los que creo que una dentadura cuidada lo hace todo. Si tienes unos dientes perfectos, sanos y cuidados, es un reflejo de tu vida personal. Si te preocupas de tener una dentadura cuidad está claro que también lo harás con tu interior. Y está demostrado que con una dentadura correcta las puertas se te abren. Se te abren las puertas de tener un buen trabajo, sobre todo de cara al público. Se te abren las puertas de tener una relación estable. Y es que, dudo de que alguien quiera besar a una persona que la huele la boca o que tengo los dientes podridos. Sí, ya te dije que aquí hablamos sin pelos en la lengua.

Y es que, hace años podría entenderse que las personas no tuvieran una salud bucodental correcta, pero ahora, es imperdonable. Son muchos los tratamientos que tenemos a nuestro alcance y nada caros. Ahora mismo, son muchas las clínicas dentales que trabajan en ello y que tienen unos presupuestos que se amoldan a todos los bolsillos de los ciudadanos. Y para dar fe de ello me pongo en contacto con la clínica dental Odonthos para que nos cuenten qué podemos hacer. Vas a ver que lo de tener una dentadura podrida no es nada cool. Es algo que no se lleva.

Técnicas

La odontología conservadora es la técnica por la que se trata la boca evitando la extracción del diente dañado. Se utiliza para restaurar las zonas dañadas por caries y otras afecciones, limpiando y tratando el tejido dañado sin afectar al resto del diente, sellando luego la zona tratada con una obturación o empaste. Por eso, desde Odonthos nos hablan que lo principal es la prevención. No nos tenemos que acordar de Santa Bárbara cuando llueves. EN cuestiones de boca, hay que saber prevenir.

Una parte esencial de la odontología conservadora es la prevención. La base de la odontología preventiva se centra en mejorar las técnicas de higiene bucodental y aplicarlas constantemente. También es importante realizar revisiones dentales periódicas, en las que se llevaran a cabo la profilaxis dental adecuada, con el fin de eliminar las bacterias orales al completo.

Tratamiento

Los tratamientos de la odontología conservadora se centran primero en eliminar el motivo de la destrucción de las piezas o tejidos, intentando conservar la mayor parte del mismo, y después en reconstruir la zona dañada con soluciones.

Frente a los métodos y las técnicas más tradicionales, la odontología mínimamente invasiva persigue la óptima salud de los dientes partiendo de dos pilares básicos: prevención y tratamientos más innovadores  y menos agresivos para los tejidos. Es decir, entender la odontología desde el respeto por la biología y el tejido óseo. Así, esta disciplina defiende el valor orgánico de los dientes causando el mínimo trastorno al paciente en su día a día.

Es importante inculcar acciones de prevención y trasmitir acciones que logran frenar hábitos negativos de salud oral; factores como la alimentación o hábitos de cepillado y limpieza bucal.

 

Estas son algunas de las ventajas que puedes tener si te cuidas la dentadura.

  •     Prolongar la vida útil de nuestros dientes.
  •     Evitar dolor de las piezas afectadas.
  •     Evitar infecciones en la boca.
  •     Evitar futuros tratamientos más complejos.
  •     Ahorro en cuestión de tiempo al paciente.

 

Ya has visto que una correcta salud oral depende de todos nosotros. En nuestras manos está lo de mantener una buena salud bucodental. Ahora mismo depende de nosotros. Ya no es cuestión de que nos lleven nuestros padres, o que no tengamos la suficiente información. Ahora sabemos que las tarifas de las clínicas dentales se amoldan a todos los bolsillos y sabemos lo que hay que hacer. Por eso, ahora entiendes que no me fíe de las personas que no tienen una dentadura correcta en estos días.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
CATEGORÍAS