Lo que odiamos de la pareja, toda la verdad

Cada 14 de febrero se me hierve la sangre. Y sí, tengo pareja. Pero es que es cierto que son muchos los mensajes que vemos en las redes sociales (qué daño nos han hecho) de amor eterno, de felicidad extrema y de estar in love de todas las parejas. ¿Es que no hay más días para demostrarlo? Pero claro, el Día de los Enamorados, el día del querido San Valentín, por cierto tiene una historia que parece de una película gore, es especial. Pues bien, ya me conocéis que yo no tengo pelos en la lengua, y por eso, vengo a desmontar este día, pero sobre todo, hablando de lo que odiamos de nuestra pareja.

Y es que la vida en pareja no es tan bonita como nos hacen creer en los Stories de Instagram o en los comentarios de Facebook, seamos sinceros, lo de vivir en pareja es una mierda. Perdón por la expresión, pero me sale del alma.  Tengo que reconoce que se está mejor de soltera, pero claro, al final, lo de tener que estar solos toda la vida pesa más, y lo que queremos es estar al lado de alguien por egoísmo.

Ahora bien, nadie puede decir que lo mejor del mundo no es esta en tu casa sin dar explicaciones de cuándo vienes, de a dónde vas, de quién te escribe al WhatsApp, de qué ropa te pones, de cuánto vas al bar o de por qué ya no me quieres como antes. Y es que lo que más me enferma es ver cómo esas parejas se ponen cosas bonitas durante el día de San Valentín. Joer, que sabemos perfectamente que durante todo el año no os hacéis ni caso. Y encima, estás liado con tu vecina o con tu compañero de trabajo. Y es que en esto de las parejas y los cuernos nos da igual hombres que mujeres. Aquí sí hay leyes de igualdad, querida ministra Irene MonteroLos cuernos nos igualan a todos.

Lo que odiamos de la pareja

Y es que son muchas cosas las que odiamos de nuestra pareja.
Por ejemplo, odiamos que cuando se duchen lo dejen todo descolocado, sin limpiar y lleno de pelos. No nos gusta encontrarnos el baño lleno de trastos, con el albornoz en el suelo y la toalla medio colgada. Tampoco nos gusta ver cómo la pasta de dientes se queda en el lavabo y no se limpia. Pero lo que menos aguantamos es que cuando terminemos de hacer nuestras necesidades en la taza del wáter no tiremos de la cadena. Y si tiramos se quede todo el rastro ahí. Y para rematar, no nos gusta tener que oler el regalo. Son cosas que si estuvíeramos solos no tendríamos que padecer.

A la hora de dormir también se vive otra odisea. No, odiamos con todas nuestras fuerzas a esa otra persona que ronca. Y encima te dice que está despierto o despierta. O el listillo/a que siempre dice que es porque bebe. Coño, es que bebes de lunes a domingo. El compartir cama también provoca que tengamos que medir distancias, que tengamos que sentir pies fríos o los movimientos de por la noche. Qué bien estamos solitos. ¿Verdad?

Cuando llegamos a esta situación lo mejor es recapacitar y pensar si deseas seguir por este camino. Son muchas las parejas que tienen que acudir a terapias, “esto os ayudará a ver la relación desde el prisma de vuestra pareja, y viceversa, con el fin de poder mejorar la comunicación entre vosotros, revolver conflictos pendientes y construir una convivencia sana”, como nos indican desde la clínica Terapia Psi .

¿Qué comemos?

Y si hablamos de comida pasa lo mismo. Estamos muy a gusto pidiendo la comida a domicilio que queremos. Ya sea a los chinos, a una pizzería o un kebab de esos que nos manchamos toda la boca cuando lo comemos. Y si nos sobra, pues lo dejamos para el día siguiente. Aquí no se tira nada. Si estás en pareja tendrás que compartir la comida, tendrás que ceder y comer el maldito brócoli. Y por supuesto, la primera ley de cuando compartes tu vida con una pareja es que se acabó eso de dos platos y postre. Aquí con uno vas que chutas.

Ya has visto que esto de vivir en pareja no es la panacea, y te lo dice alguien que lleva más de 20 años con la misma pareja. Por eso puedo hablar. Ahora bien, también es cierto que en pareja se hacen cositas que nunca sientes solo o sola, por eso, intenta buscarte tu media naranja, aunque es cierto que puedes encontrar un limón.

La gran labor de un psicólogo

Hace años lo de ir al sicólogo siempre se llevaba en secreto. Era como algo sonrojante. Te daba vergüenza decirlo. Afortunadamente con el paso de los años esta figura se ha convertido en esencial. Solo un dato. Los sicólogos siempre están ahí. Lo hemos podido ver durante la crisis de la pandemia donde muchos han tenido que acudir a sus servicios. Pero también lo vimos en los atentados de las Torres Gemelas o del siempre recordado 11-M en Madrid.

Por eso hoy queremos hablar un poco más de su labor. Nos ponemos en contacto con Marisa Hernández Torrijo, una licenciada en Psicología Clínica por la por la UNED. “Dedico mi carrera profesional a la prevención y tratamiento de trastornos psicológicos, así como a promover la salud mental y el bienestar psicológico”, nos explica desde su página Psicologzaragoza.net. Actualmente, trabaja como psicóloga en Zaragoza, en su consulta particular, realizando psicoterapia individual tanto con adultos como adolescentes. Además, colabora con otras entidades y medios de comunicación. “En consulta trabajamos con expertas psicólogas y psiquiatras como el Dr. José Carlos Fuertes, psiquiatra consultor, y Rosa Blanca Andrés, Graduada en Psicología y Neuropsicóloga”, nos cuenta esta profesional con un CV muy brillante.

Qué hace un psicológico

Cuando una persona sufre un problema psicológico, se ven afectadas todas las áreas de su vida, pues estos pensamientos influyen, como es lógico, en nuestras emociones y a su vez dichas emociones en nuestra forma de actuar. El trabajo de un experto psicólogo consiste en promover cambios a nivel psicológico, de tal forma que se produzcan cambios a nivel cognitivo, influyendo así en las emociones y finalmente se pueda cambiar la conducta, que interfiere de forma negativa en la vida del paciente. Para ello en consulta la terapia que se sigue es de tipo cognitivo-conductual.

Lo primero que hará es realizar una evaluación psicológica, para poder conocer el caso, y poder aplicar el tratamiento más adecuado durante el menor tiempo posible, ya que una terapia demasiado larga es agotadora y desmotivante para el paciente.

Sin olvidar, que en algunos casos, puede ser necesario intervenir en algunos aspectos ya desde la primera sesión, a la vez que se realiza dicha evaluación. Una vez que se tienen claros los objetivos a conseguir, tanto por el psicólogo como por el paciente, se comienza con el aprendizaje de herramientas psicológicas y conductuales, de tal forma que le permitan al paciente superar su problema y las consecuencias derivadas del mismo. A lo largo de la terapia se incluyen evaluaciones del funcionamiento de la misma, que permiten al psicólogo observar si los resultados obtenidos son los deseados

Finalizada la terapia suelen incluirse sesiones de seguimiento de frecuencia mensual, trimestral o anual, según las necesidades del paciente, que permiten obtener información sobre el caso y comprobar que no se dan recaídas a largo plazo. Su utilidad es comprobar la efectividad del tratamiento y el buen funcionamiento del paciente en su día a día, además de poder reforzar los aprendizajes recibidos en la terapia si fuera necesario.

Para adolescentes

Esta profesional apuesta por los jóvenes de nuestra sociedad, por eso trabaja en terapia con problemáticas como: Problemas de comportamiento. Regulación de las emociones e impulsividad. Adicciones. Trastornos de la conducta alimentaria. Depresión. Ansiedad. Miedos y Fobias. Habilidades Sociales; conversaciones, hablar en público, asertividad y saber decir NO. Duelo. Autoestima.

Sicología forense

En este caso su ejercicio consiste en informar y asesorar a los tribunales en lo que se refiere a los procesos psicológicos, así como a la psicopatología si la hubiera y la influencia que esto puede tener en cualquier proceso que se puede llevar a cabo en los diferentes ámbitos jurisdiccionales existentes. La forma de transmitir esa información es a través de una evaluación psicológica, la redacción del informe pericial psicológico y la ratificación si fuera necesario en sede judicial.

Terapias y técnicas

Además, con esta sicóloga también aprenderás a realizar técnicas. Por ejemplo, para la ansiedad cognitiva o pensamientos acelerados. Técnicas para la ansiedad fisiológica y control de la activación. También técnicas de Mindfulness para centrar tu pensamiento en el «Aquí y Ahora» y evitar pensamientos negativos futuristas. Y por último, una técnica de Relajación Muscular Progresiva de Jacobson.

Ya has visto que la doctora Torrijo cuenta con una amplia experiencia en el campo de la psicología clínica y la salud mental, atendiendo en su consulta de Zaragoza tanto a pacientes con problemas o trastornos psicológicos como pacientes con patologías psiquiátricas. Hay que perder el miedo, y creo que no existe, a decir “yo voy al psicólogo”.

 

Los tratamientos dentales que te harán ser más felices

Corren malos días en el mundo, pero lo que está claro es que las mascarillas no nos pueden quitar la sonrisa. Y es que creemos que una salud bucodental tiene que ser la mejor herramienta para luchar contra el virus. Por eso, durante estos días no puedes descuidar tu boca ni tus dientes. Es tu mejor carta de presentación para los malos días. Con la ayuda de Clínica Smile Me queremos conocer los mejores tratamientos dentales que hay en el mercado.

Toma nota porque es primordial la prevención en asuntos de salud bucodental. No es la primera vez que alguien acude a una clínica cuando ya casi no hay solución. Por eso, en el momento de que sientas un dolor, o que notes un sangrado, acude con presura a la cita con tu dentista de confianza.

Cirugía oral

La Cirugía Oral es los procedimientos que permiten diagnosticar y tratar quirúrgicamente las enfermedades que se producen en la boca, los huesos maxilares y los tejidos blandos. A pesar de que cuenta con procedimientos muy diversos, todos ellos requieren una pequeña incisión en los tejidos y, además, la aplicación de anestesia local.

Los procedimientos de cirugía oral son necesarios, por ejemplo, en los casos de extracciones de piezas dentarias, implantes, alargamiento de las coronas dentales o injertos de encía y hueso, cuando existe una periodontitis muy avanzada. De esta manera, mediante estas intervenciones, se consigue recuperar la funcionalidad de la boca del paciente, así como, en muchos casos, su estética. La cirugía oral es, además, fundamental para que este recupere una calidad de vida óptima.

Este procedimiento está dirigido para cualquier tipo de paciente, ya sea por razones preventivas, porque presenta infección y/o molestias o incluso para mejorar la estética de la cavidad oral.

Endodoncia

Cuando hablamos de endodoncia, hablamos ya de cosas mayores. Es un tratamiento de conductos radiculares, estamos ante uno de los procedimientos más destacados de la Odontología Conservadora. Esto engloba todos aquellos procesos orientados a conservar las piezas dentales naturales del paciente. Esta rama odontológica, por lo tanto, comprende tratamientos que pretenden, en la medida de lo posible, evitar la extracción de los dientes afectados.

El procedimiento endodóncico consiste en la extracción, parcial o total, de la pulpa dental dañada de una pieza y en el posterior sellado de los conductos mediante materiales biocompatibles. La pulpa, un tejido blando que contiene vasos sanguíneos y nervios y que se encuentra en la parte interna de las piezas dentales, puede verse deteriorada debido a diversos motivos.

Una caries profunda que no ha sido tratada previamente mediante una obturación o un empaste.

  • Ciertos traumatismos, que afectan el interior del diente.
  • La erosión y el desgaste dental, que pueden provocar una pulpitis.
  • Infecciones relacionadas con otras patologías bucodentales.
  • Implantes dentales

No hay nada peor que no tener piezas dentales, da una sensación de dejadez muy peligrosa. Afortunadamente existen técnicas para sustituir los dientes perdidos o deteriorados por un implante dental. Gracias a estos dispositivos, se consigue rehabilitar la cavidad oral, ayudando a que el paciente recupere la estética de la sonrisa y, además, la funcionalidad completa de su boca.

Implantes dentales

Los implantes dentales son raíces artificiales, generalmente de titanio, que se colocan en el hueso alveolar del maxilar o de la mandíbula y son capaces, pasado un proceso de osteointegración, de fusionarse completamente con los tejidos orales. Así, estos dispositivos son recubiertos por una corona o una prótesis dental, confeccionadas habitualmente con porcelana y capaces de soportar las fuerzas mecánicas de la masticación.

El tratamiento de rehabilitación oral con implantes dentales está recomendado para aquellos pacientes que han sufrido la pérdida de uno o varios de sus dientes como consecuencia de:

Una periodontitis avanzada, que afecta a los tejidos gingivales y a las estructuras que dan soporte a las piezas dentales.

Una caries profunda que no ha sido tratada a tiempo mediante una obturación o una Endodoncia.

Un fuerte traumatismo dental, que provoca daño en los tejidos pulpares o la avulsión del diente.

Eso sí, antes de llevar a cabo cualquier tratamiento con implantes dentales, en las clínicas dentales realizarán una evaluación del estado de la boca del paciente y trazarán un plan de tratamiento adecuado. Así, en función de la situación y de las necesidades de cada paciente, se realizan diversas técnicas implantológicas.

Estos son algunos de los tratamientos más efectivos que se realizan en las clínicas dentales. No son los únicos, pero sí es cierto que estos son los más reconocidos.