Pinta tu casa sin miedo

Si por algo nos caracterizamos en este blog es por decir las cosas sin pelos en la lengua. Y en esto tampoco tenemos miedo, vamos a pintar una casa y nos va a quedar de maravilla. Seguro que cuando tienes que cambiar una bombilla no necesitas a nadie, ¿verdad? Pues hoy nos vamosponemos manos a la obra y el resultado va a merecer la pena. ¿Quién dijo miedo? Yo no.

Planificación

Como en todas las cosas de la vida, lo primero es planificar. Tenemos que analizar qué vamos a pintar, y en cuánto tiempo. Lo ideal es despejar al máximo las habitaciones. El consejo que te vamos a dar es que si pintas primero la más vacía, te servirá para liberar el resto y facilitarte el movimiento.

Y una vez que esté todo preparado, nos ponemos a preparar el material. Ya sabes elementos como cinta de pintor, plástico y papel protector, masilla, lija, espátula, rodillo grande y pequeño, cubeta para rodillos, paletina, pintura y esmalte). Otro anaconsejo es que si tienes sábanas viejas, puedes ahorrarte el plástico.

El material

Como la mujer del César, en este caso si queremos ser pintores, además de serlo tenemos que parecerlo. Por este motivo tenemos que invertir en buenos pinceles y rodillos. De esta forma no te dejarán pelos ni pegotes en las paredes. También tienes que comprar brochas para las esquinas o el borde de las puertas y los pinceles para los huecos. Elige rodillos de fibra media y mango de aluminio. Está claro que esto supone un gasto, pero será a la larga una inversión porque nos servirá para más de una actuación.

Colores

El color es básico. Tenemos que elegir bien. Ya sabes que hay una paleta muy extensa de referencias de colores entre los que elegir. Como nos indican desde La Casa del Pintor Shop existe “una completa gama de pinturas y artículos afines que con el que podemos estar en cualquier sector tanto a nivel profesional como particular”. Más consejos si quieres más adelante repintar alguna estancia o hacer repasos. Si quieres hacer tú la mezcla deberás partir de una pintura blanca e ir con cuidado, pues algunas azulean.

 

Antialergias. Hay pinturas con las que puedes evitar la proliferación de ácaros y hongos, y minimizan la emisión de compuestos volátiles. Son las denominadas antialergias.

100% Eco. En el mundo de la pintura también hay mentalidad ecológica. En este caso, son transpirables y las reconocerás porque cuentan con la etiqueta ecológica europea (Ecolabel). Si quieres pintar y además cumplir con el medio ambiente, ya sabes lo que tienes que buscar.

Con olor y antiolor. ¿Te gustaría pintar tu casa y encima que huela bien? Pues se puede hacer. Hay pinturas que incluso pueden perfumar tu casa porque tienen esencias naturales que desprenden aroma lentamente. Eso sí, el efecto no durará toda la vida, tan solo unos cuantos días, así que tienes que invitar a alguien hazlo durante los primeros días después de pintar. Y también puedes hacer todo lo contrario, neutralizar olores con pinturas que los absorben. Son las fotocatalíticas. Algo que por ejemplo viene muy bien para habitaciones donde hay humedad por culpa de la condensación.

Ojo con los detalles

Ya sabes que los detalles son los que marcan la diferencia. Por ejemplo, si tienes molduras en casa tendrás que dedicarles tiempo y cariño a la hora de pintarlas. Lo principal es pintar en blanco para que no se vean tanto las pinceladas. Tú tranquila, tómate tu tiempo que vas a poder contigo. Por ejemplo, con la cinta de carrocero te ayudará a proteger enchufes, zócalos y los marcos de puertas y ventanas. Y es que luego puedes llevarte parte de lo pintado.

La orientación siempre dice la verdad

Cuando me compré el piso, una de las cosas que más me llamó la atención fue lo de la orientación. En este caso fue porque valía mucho más uno con orientación sur que norte. Esto fue sorprendente y luego me enteré de las razones. Cuando tu casa orienta al sur es más cálida, por lo tanto no gastarás tanto de calefacción ni tendrás problemas relacionados con la humedad o el frío. Pues bien, a la hora de pintar, también tienes que tener esto en cuenta. Con orientación norte tendrás que pintar en tonos claros, porque no suele recibir mucha luz. Si tienes orientación este o sur, a por ello sin miedo, puedes ser más atrevido con los colores.

Si sigues estos consejos no vas a tener problemas en dejar tu casa perfecta. Como si por allí hubieran pasado los profesionales. Ahora bien, cuando mires tu cuenta corriente comprobarás que todo mereció la pena. Te ahorrarás un buen dinero.

 

¿Por qué tengo los dientes oscuros o amarillentos?

Una de las grandes preocupaciones respecto a la estética de los dientes es tener los dientes oscuros o amarillentos. Nadie quiere tenerlos de este color, pero ¿sabes a qué se debe? En este artículo te vamos a explicar las principales causas de tener los dientes oscuros así como los tratamientos más utilizados para recuperar el color natural de los dientes. 

El oscurecimiento de los dientes se puede deber por muchas causas diferentes como la edad, el consumo de determinados alimentos o hábitos perjudiciales como el tabaco. Todas estas causas se pueden dividir en dos orígenes, los internos y los externos. 

· Dientes oscuros por causa de origen interno 

Las principales causas de origen interno de tener los dientes oscuros son la genética, la edad, traumatismos o exceso de flúor. 

· Genética: puede parecer mentira, pero el color de tus dientes tiene que ver mucho con tus genes. Las personas con familiares con dientes amarillentos tienen más probabilidades de tener de mayores los dientes oscuros. Luchar contra esta causa de origen interno es complicado, pero se pueden reducir las posibilidades de aparición teniendo una buena higiene dental y evitando alimentos como té, café o vino tinto. 

· Edad: con el paso de los años es habitual que el esmalte de los dientes se desgaste y esto origina que el color de las piezas dentales se vuelva más amarillento u oscuro. 

· Exceso de flúor: tenemos el pensamiento generalizado de que el flúor es buenísimo para la dentadura y siempre se tiende a comprar pasta de dientes con flúor y colutorio con flúor. Sin embargo, el exceso de flúor es perjudicial, ya que provoca manchas oscuras en los dientes.  

· Golpes o traumatismos: los golpes o traumatismos en la dentadura pueden provocar que se oscurezcan las piezas dentales por hemorragias internas. 

· Caries`dental: la caries que afecta al nervio de los dientes genera que las piezas afectadas cambien de color. 

· Dientes oscuros por motivos de origen externo 

Y después de conocer las causas de origen interno vamos con las de origen externo. Sobre estas causas hay que indicar que se pueden evitar por lo que deberías estar atento para evitar que tus dientes se oscurezcan por estos motivos. 

· Alimentos y bebidas que manchan los dientes: algunos alimentos y bebidas tiñen la dentadura. Sobre las bebidas que hay que evitar para no tener los dientes oscuros hay que destacar el té, el café y el vino tinto. Mientras que los alimentos que más manchan los dientes son el azafrán, el regaliz y el pimentón. 

· Consumo de tabaco: fumar es uno de los hábitos más perjudiciales para la salud, pero si fumas y te faltan motivos añade a la lista que los cigarrillos producen que los dientes se oscurezcan. Esto se debe a que el tabaco contiene alquitrán, una sustancia que mancha las piezas dentales de un tono amarillo o marrón. Pero además no sólo tiñe las piezas dentales, también se oscurecen las encías. En definitiva, el consumo de tabaco afea la sonrisa. 

· Falta de limpieza dental o mala higiene: si no te cepillas los dientes al menos tres veces al día o te los cepillas mal los residuos de alimentos ensuciarán tu boca y aumentarán la acidez, lo que provoca la aparición de manchas y caries. 

· Soluciones para los dientes oscuros 

Y después de descubrir los principales motivos y causas por los que los dientes adquieren tonalidades oscuras o manchas vamos a descubrir cómo recuperar el color natural. Los principales tratamientos para los dientes oscuros son el blanqueamiento dental y las limpiezas bucales. 

Las limpiezas bucales sirven para eliminar la suciedad de los dientes, pero simplemente con este tratamiento se puede conseguir una mejora en el color de los dientes. Y es que algunas manchas se eliminan fácilmente. También hay que indicar que este tratamiento es recomendable realizarlo al menos dos veces al año. 

Mientras que con el blanqueamiento dental se consiguen reducir varias tonalidades de las piezas dentales. “Es un tratamiento no invasivo que debe ser controlado por un odontólogo porque antes de aplicarlo hay que comprobar que la persona en cuestión tenga su dentadura en buen estado. Y es que hay algunas lesiones que pueden empeorar si se realiza un blanqueamiento dental. Sobre el tratamiento no es doloroso y se consigue una sonrisa más blanca y brillante”, explican desde Galván Lobo, clínica dental en Valladolid. 

Esperamos que tras la lectura de este artículo conozcas mejor las principales causas de los dientes oscuros para intentar evitarlas. Y si ya tienes los dientes oscuros la limpieza bucal y el blanqueamiento son las mejores soluciones. No obstante, siempre deberías consultar con tu dentista de confianza cuál es el tratamiento más idóneo para tu caso particular.

Cómo tomar un buen whisky 

Tanto si eres un auténtico apasionado del whisky como estás comenzando a degustar tus primeras copas de este licor este artículo te puede interesar, ya que vamos a descubrir cómo tomar un buen whisky. Todos los pasos necesarios para disfrutar de este licor al máximo con todos sus aromas, cuerpo y sabores característicos. Así como algunas mezclas de cócteles elaboradas con esta bebida. 

  1. Elige un buen whisky 

El primer paso y fundamental para disfrutar de una buena copa de whisky es escoger un buen licor. Sabrás que cada whisky cuenta con un carácter, aroma, sabor y matiz distinto en función de su proceso de elaboración. En función de tus gustos puede que ya conozcas tu paladar y sepas cuál es el tipo de whisky que más te gusta y es que el truco para disfrutar de este licor es escoger la mejor opción para tu paladar. 

Hay whiskys que tienen sabores suaves, normalmente con matices afrutados con sabores dulces como miel o caramelo. Otros whiskys son más fuertes, con aromas ahumados e intensos. Y para saber cuál es el sabor o matiz que más te gusta tan solo hay que degustarlo. 

En cualquier supermercado a la hora de elegir un whisky también tendrás que optar por unos licores u otros en función de tu presupuesto. Las botellas más baratas suelen ser las de whiskies jóvenes, mientras que los reserva cuyos licores han sido envejecidos en barricas de roble durante tiempo suelen ser las más costosas. También el precio puede variar considerablemente entre unas marcas y otras. Pero se pueden comprar buenos whiskys con un presupuesto ajustado. 

  1. Cuenta con el vaso oportuno 

Tras escoger el licor para disfrutar de un whisky hay que contar con el vaso oportuno. Y es que el vaso es casi igual de importante que el contenido para poder apreciar todos los aromas y notar en el paladar todos sus matices. 

El vaso por excelencia para degustar un buen whisky es el vaso on the rock. Se trata de un vaso de boca ancha que permite la liberación de las notas de alcohol propias del whisky. Se puede encontrar tallado y sin tallar, así como en diferentes tamaños. Los habituales son los de 280 ml, 380 ml y 390 ml”, explican desde Giona Premium Glass, marca de cristalería profesional con una amplia gama de productos. 

También las copas Glencairn se utilizan para degustar este tipo de licor. Este tipo de cristalería es un vaso de tipo tulipán que por su forma según los expertos potencia los aromas, matices y sabores de este licor.

Y estos dos vasos son los más oportunos para degustar el whisky solo o con hielo, si optas por tomar un combinado con este licor sería mejor optar por otro tipo de cristalería. 

  1. Principales maneras de tomarlo 

Y tras escoger una buena materia prima y el vaso oportuno tan solo queda preparar el whisky para degustarlo. La manera tradicional de tomar el whisky para poder apreciar su sabor es tomarlo solo o con un cubito de hielo. Además, según los expertos hay que ir combinándolo con agua. Así tras cada sorbo de whisky se debe beber uno de agua para poder disfrutar en el paladar con cada sorbo. 

No obstante, este licor también se puede beber en formato combinado. Los cócteles más famosos elaborados con whisky son el Whisky Sour, Irish Buck y el cóctel Manhattan. 

El Whisky Sour es un cóctel muy famoso que se elabora a base de whisky bourbon. Como su propio nombre indica, se trata de una bebida con toque ácido y es que está elaborada con este licor y zumo de limón. También lleva azúcar (para rebajar la acidez), hielo y en algunos casos se le añade clara de huevo. Unos ingredientes que se combinan a la perfección en un cóctel o combinado solo apto para los amantes de las bebidas ácidas y de los cítricos. 

El cóctel Manhattan es un combinado conocido en todo el mundo, se le asocia con la elegancia y destaca por su color rojo. Se elabora con whisky bourbon, vermouth rojo y  amargo de angostura. Estos ingredientes se mezclan bien con hielo para servirse frío, pero en copa tan solo se vierte la bebida. La copa se decora con una cereza y en algunos casos también se le añade cáscara de naranja. 

El cóctel llamado Irish Buck se trata de una bebida muy refrescante que se elabora con whisky, ginger ale, hielo y lima. Todos estos ingredientes se mezclan en una interesante bebida perfecta para el verano, ya que como hemos dicho es muy refrescante.

El máster, el paso natural tras acabar la carrera

Muchos jóvenes cuando acaban sus estudios universitarios se encuentran bastante perdidos. No saben qué hacer con su vida ni hacia dónde encaminar su futuro. Es bastante habitual, por muchas razones que voy a explicar a continuación. Unas razones que me tocó vivir en primera persona tras finalizar la carrera y que viví en carne propia hace unos años. 

En primer lugar, tras acabar los estudios universitarios es prácticamente imposible acceder al mercado laboral con un buen puesto laboral. Los jóvenes que acaban sus estudios tienen bastante complicado encontrar un trabajo bien remunerado y que no sea en contrato de prácticas o como becario, echando muchísimas horas sin un sueldo digno y en muchos casos totalmente gratis. Principalmente esto se debe a la escasa oferta laboral y que sin experiencia es difícil trabajar hoy en día. Es un poco la pescadilla que se muerde la cola, ya que sin experiencia es muy difícil encontrar trabajo, pero si nadie confía en una persona nunca podrá tener experiencia. Y a esta cuestión se tienen que enfrentar la mayoría de jóvenes en nuestro país. Una situación muy frustrante. 

También hay que indicar que las carreras de Grado suelen ser bastante generalistas y se centran más en la teoría que en la práctica, por lo que si no se trabaja en el sector no se aprende realmente una profesión. Si bien es verdad que los estudios universitarios cada vez más están fomentando las clases prácticas, pero todavía queda mucho trabajo por delante. Sobre la cuestión generalista esto es una realidad, se aprende de todo un poco. Es decir, los jóvenes universitarios serían aprendices de todo pero maestros de nada. Por lo que si se quieren  especializar en un campo concreto es prácticamente obligatorio cursar un máster. 

Incluso en muchas carreras es necesario cursar un máster para poder ejercer. Por ejemplo en el caso de Derecho si se quiere ejercer como abogado hay que cursar el Máster de Acceso a la Abogacía. Pero esta cuestión no solo se da en Derecho, también en otras carreras universitarias. 

Por todas estas razones el paso natural tras una carrera es cursar un máster. Pero hay que señalar que este tipo de estudios postuniversitarios no son precisamente baratos y en muchos casos amplían poco las opciones laborales de los alumnos o tienen que seguir realizando prácticas. Pero por supuesto también cuentan con ventajas como que permiten la especialización, dotan de nuevos conocimientos a los alumnos, en algunos casos cuentan con prácticas en empresas que facilitan que los alumnos desempeñen nuevas habilidades y pongan en práctica todos los conocimientos aprendidos, así como son una oportunidad para encontrar trabajo. 

· Multitud de títulos que cursar 

Además, existen másteres de todo tipo y de multitud de temáticas diferentes. “En nuestro caso disponemos de cuatro áreas en las que se engloban nuestros másteres, siendo Turismo, Deportes, Comunicación y Empresa. En Deportes contamos con dos másteres muy diferentes entre sí, el de Marketing deportivo y el máster en Dirección y gestión de empresas deportivas y de ocio. Respecto al área de Turismo los títulos son de Dirección y gestión de hoteles y restaurantes y Dirección hotelera internacional. Mientras que en el área de la Comunicación actualmente disponemos de dos títulos distintos, Dirección de relaciones públicas y marketing y Comunicación, relaciones públicas y organización de eventos. Y por último, en Empresa se puede encontrar el máster de Dirección y administración de empresas”, explican desde la Escuela Universitaria Formatic Barcelona. Por lo que solo en este centro catalán cuentan con siete títulos diferentes de estudios postuniversitarios. 

En definitiva, la oferta en España es muy amplia en cuanto a másteres. Y los ofrecen tanto en los centros públicos como privados. Sobre la duración de los títulos, algunos duran un año y otros dos, esto depende de la temática del máster y de su programa académico.

Es importante señalar que si estás pensando en cursar un máster sería recomendable que optases por uno que tuviera prácticas en empresas, ya que son una oportunidad para acceder al mercado laboral. También hay que indicar que muchos másteres son promovidos por grandes empresas y este tipo de títulos suelen tener altas cifras de contratación de alumnos. Aunque por norma general este tipo de títulos suelen ser muy muy caros, alcanzando cifras desorbitadas que pueden llegar a los 50.000 euros por curso y que no suelen bajar de los 10.000 euros. 

En definitiva, como he demostrado en este artículo el máster es la opción natural tras cursar estudios universitarios. La opción natural por las circunstancias actuales del mercado laboral y la Universidad en España. Pero esta opción puede que no sea la más recomendable para todas personas o que incluso no se la puedan permitir, pero en estos casos hay que recordar que siempre pueden solicitar becas al estudio.